16 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

Los inmigrantes musulmanes que defienden la violencia para difundir la religión desciende del 4 AL 2% en un año

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El número de inmigrantes musulmanes que defienden la violencia a la hora de defender o difundir sus creencias religiosas se ha reducido del cuatro al dos por ciento entre el año 2006 y el 2007, según un estudio encargado a Metroscopia por los ministerios de Interior, Justicia y Asuntos Sociales sobre la integración de los inmigrantes musulmanes en España .

Asimismo, el informe, realizado a partir de 2.000 encuestas y presentado hoy en Madrid, destaca que el cinco por ciento de los inmigrantes musulmanes no está "ni de acuerdo ni en desacuerdo" con el uso de la violencia para transmitir sus ideas religiosas, mientras que el tres por ciento no sabe o no contesta. Estos resultados indican que nueve de cada diez musulmanes encuestados repudia la violencia para defender sus creencias.

Según explicó el presidente de Metroscopia, José Juan Toharia Cortés, el 5 por ciento de los musulmanes inmigrantes se sienten próximos o simpatizan con movimientos integristas. "Es una cifra muy parecida a la que se da en toda Europa. Es la tasa de marginalidad que toda sociedad tiene en todo grupo. Es una cifra normal, estadísticamente hablando", subrayó.

OBSTÁCULOS PARA PRACTICAR SU RELIGIÓN

La encuesta, realizada durante este año fundamentalmente a musulmanes procedentes de marruecos, señala que el 13% de los entrevistados ha encontrado "algún tipo de obstáculo" para practicar su religión en España, entre los que destacan la falta de mezquitas (8%) y la ausencia de tiempo para rezar (3%).

En este sentido, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, manifestó que hay que "facilitar el ejercicio del culto" de los musulmanes "habilitando lugares" para ello. Además, dijo que la ciudadanía se tiene que "dar cuenta de la necesidad de que existan estos espacios de culto".

El documento también refleja que cerca de la mitad de los encuestados (49%) se consideran musulmanes "muy practicantes", mientras que el 34% dice que es "practicante irregular u ocasional".

Estas cifras contrastan con las del conjunto de la población española, que se declara en un 20% católica muy practicante" y en un 28% "practicante ocasional", pero son muy parecidas a las de la sociedad española de los años 70 respecto a la religión católica.

Sin embargo, esta mayor religiosidad declarada, afirma el estudio, no se presenta asociada con posicionamientos rígidos, excluyentes o fundamentalistas. De la misma manera, tres de cada cuatro musulmanes inmigrantes cree que el Estado debe ser "neutral" en el terreno religioso, sin apoyar ni defender especialmente a ninguna religión frente a otra.

SE SIENTEN A GUSTO EN ESPAÑA

Igualmente, tres de cada cuatro de los inmigrantes musulmanes entrevistados se siente bastante o muy a gusto en España, en tanto que el 20% se siente "regular" y el 6% poco o nada a gusto.

Además, el 83% de este colectivo se declara bastante o totalmente adaptado a la sociedad española, lo que supone un crecimiento del tres por ciento sobre el 2006. Sin embargo, el 14 por ciento dice estar "poco o nada adaptado".

El 82% de los encuestados asegura que es perfectamente compatible ser buen musulmán y buen español, mientras que sólo el 3% afirma lo contrario. Además, el 67% de esta comunidad piensa que hay que aceptar con naturalidad los matrimonios entre dos personas de diferente religión.

VALORAN LA LIBERTAD Y LA SANIDAD

En el capítulo de instituciones, los más valoradas por los inmigrantes musulmanes son las ONG, con una nota de 7 sobre 10, la Corona (6,9), el Parlamento (6,3), el sistema judicial y los jueces ( 6,3) y la policía (6). Además, esta comunidad valora de España principalmente la libertad (88%), la atención sanitaria (85%) y el respeto a las creencias religiosas (78%).

En comparación con otros países occidentales, los inmigrantes musulmanes residentes en España son, en líneas generales, quienes mantienen ideas más favorables acerca de la sociedad occidental y de sus valores.

El informe fue presentado, además de por el ministro de justicia, por el responsable de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y por la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, quienes coincidieron en señalar que la comunidad musulmana está "absolutamente integrada" en la sociedad española.