28 de febrero de 2021
8 de diciembre de 2020

Mariela Claribel, un ejemplo de educación en igualdad para las jóvenes de la República Dominicana

Mariela Claribel, un ejemplo de educación en igualdad para las jóvenes de la República Dominicana
Mariela Claribel en un centro educativo en la República Dominicana. - ENTRECULTURAS - ARCHIVO

   MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

   Mariela Claribel, estudiante del colegio Angélica Massé en República Dominicana, es una de las 113.595 personas beneficiarias del programa que han desarrollado Alboán, Entreculturas y la Federación Internacional de Fe y Alegría. El programa se puso en marcha a través de 150 escuelas ha generado las condiciones adecuadas para que 113.595 personas de zonas vulnerables ejerzan su derecho a una educación de calidad y a una vida libre de violencia.

   "En el barrio donde yo vivo hay muchas chicas que no continúan los estudios, se casan, los padres no las apoyan. Hay que cambiar esto, dar confianza, apoyo, igualdad y equidad de género", relata.

   Una intervención desarrollada en 7 países de América Latina y Caribe --Perú, Bolivia, Colombia, Nicaragua, El Salvador, Repúblicana Dominicana y Haití--, a través de 10 proyectos con el objetivo de generar las condiciones para que niños, niñas y jóvenes de zonas vulnerables ejerzan su derecho a una educación de calidad y a una vida libre de violencia.

   La intervención ha acompañado a 113.595 personas --48% hombres y 52% mujeres-- de las cuales, 105.760 son niños, adolescentes de 0 a 15 años y jóvenes de 15 a 25 años, siendo un 52 % mujeres, y 7.835 son personal docente y directivo de las escuelas, madres y padres y personas de las comunidades (64 % de mujeres).

   Para alcanzar este objetivo se ha trabajado en 150 escuelas públicas, gestionadas tanto por Fe y Alegría, como por los ministerios de educación de los países (escuelas estatales), en torno a dos líneas: calidad educativa desde la equidad de género y prevención de la violencia y construcción de una cultura de paz.

   La responsible de cooperación para América Latina en Entreculturas Gemma López Poveda presentó el trabajo realizado durante estos años "convencidas del poder de la educación". "Hemos abordado la violencia estructural que rodea a las escuelas y las manifestaciones de ésta dentro de ellas, así como las relaciones desiguales entre mujeres y hombres", ha indicado.

   El director ejecutivo de Entreculturas Ramón Almansa agradeció el "compromiso de la AECID por la educación y no por cualquier tipo de educación sino por una educación inclusiva de calidad y que transforma personas y sociedades" e hizo referencia a que, "la educación transforma vidas no es solo el título del convenio o una bonita declaración de intenciones.

   La responsable de la Unidad de Evaluación en Entreculturas, Belén Rodríguez, destacó un par de claves que ha dejado la evaluación para seguir formando a personas capaces de establecer relaciones basadas en la igualdad y el cuidado.

   "La primera clave está en el trabajo son los y las maestras. Son los que aparecen como verdaderos vectores de transformación en la escuela y la siguiente clave es el desarrollo de liderazgos juveniles y grupos de jóvenes organizados, la violencia que viven los alumnos de estas escuelas es común y generalizada y para abordar este problema desde la escuela hay que escuchar y empoderar a los jóvenes, que son los que tienen la capacidad para hacer propuestas alternativas de organización social", señala.

   El director Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) Magdy Martínez Solimán ha afirmado creer profundamente que la educación es transformadora cuando es de calidad. Durante su intervención reflexionó sobre los 30 millones de niños y niñas que a raíz de la crisis educativa causada por la covid puede que no vuelvan a engancharse con el sistema educativo. "No podemos permitirnos tener una generación de jóvenes perdida. La educación es la palanca transformadora", indicó.

   La directora de Alboán, María del Mar Magallón, se centró en la dimensión regional y el enfoque de alianzas multiactor del convenio y ha destacado el trabajo conjunto con otras redes de educación, con las instituciones públicas de los países y mediante un consorcio en alianza de Alboan, Entreculturas, la Federación Internacional de Fe y Alegría y la AECID clave para ampliar el impacto y el alcance de las intervenciones y fortalecer el horizonte de sostenibilidad".

   La coordinadora de la Iniciativa de Género de la Federación Internacional de Fe y Alegría, Lucila Cerrillo, explicó que "cada día hay que dar pasos para desnaturalizar la violencia y este convenio hizo posible descubrir y reconocer que existen en nuestras escuelas prácticas de desigualdad, de discriminación y de violencia y que como educadores se necesita tener una metodologia de transformacion en clave de igualdad y paz".

   Por último, la Jefa del Departamento de Cooperación Sectorial de AECID, Miriam Ciscar, señaló el poder de la educación para cambiar vidas y sociedades, también destacó el derecho a la educación de las niñas y la lucha contra todas las formas de violencia de género. "Una educación en igualdad que forme para la resolución de conflictos de forma pacífica es un instrumento muy valioso para combatir estas violencias".

   Como cierre de la jornada, el director ejecutivo de Entreculturas remarcó los procesos educativos transformadores han de incorporar el enfoque de equidad de género y han de empoderar a los y las jóvenes y que la educación transforma personas y sociedades. "No nos podemos permitir que haya generaciones de jóvenes perdidas, que queden descolgados de los procesos", ha concluido.