23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 1 de julio de 2014

    Más de 71.000 personas piden a Gallardón que permita registrar a los nacidos de gestación subrogada

    MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

       Más de 71.000 ciudadanos han respaldado con su firma una petición impulsada por la Asociación 'Son Nuestros Hijos' que pide al ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón que modifique el Registro Civil para permitir la inscripción de los nacidos en el extranjero por gestación subrogada.

       La petición, registrada hace dos semanas en Change.org, recuerda que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó en junio a Francia por no reconocer los niños de gestación subrogada en el extranjero ni reconocer su filiación. España tampoco los inscribe, dado que la práctica también conocida como ''vientre de alquiler' no está contemplada en su ordenamiento jurídico.

       "Cada año nacen cientos de hijos de españoles en el extranjero mediante gestación subrogada. Si prospera el proyecto de Ley de Registro Civil aprobado por el Consejo de Ministros, todos estos niños quedarán en un limbo legal. Sus padres no podrán inscribirlos en el Registro Civil porque esta propuesta de ley no respeta su filiación", explica la petición.

       El vicepresidente de esta asociación que engloba a más de 200 familias de toda España, Pedro Fuentes, incide en que la sentencia "va a sentar un precedente histórico" porque "todas las sentencias, leyes, disposiciones administrativas y normas deben regular lo que sea mejor para el niño" y el tribunal indica precisamente que negarles el acceso al Registro Civil "es un daño porque no se está respetando el derecho a la vida privada del pequeño".

       Fuentes explica que su hijo nació por gestación subrogada el 24 de agosto de 2010. En septiembre, con la sentencia judicial de filiación y el certificado de nacimiento, acudieron al consulado para inscribir en el registro civil a su hijo y se lo denegaron.

       "Desde ese momento hemos estado batallando. Hace cuatro años empezamos a tener problemas las parejas homosexuales. Nos paralizaban los registros hasta que en octubre de 2010 se abrió una vía legal para el registro, una instrucción del Ministerio de Justicia que ha permitido la inscripción de cientos de niños en estos tres años. Ahora, desde febrero de 2014, directamente se han paralizado absolutamente sin existir una normativa clara y pública", afirma.

       Lo mismo afirma Mario Larrubia, padre de Galileo, nacido el 29 de enero de 2014 en Los Ángeles y cuya inscripción fue rechazada. "Nos quedamos sin saber qué estaba pasando, sólo que había una orden interna para que se paralizasen todos los registros. Estuvimos hablando con la Dirección General de Registros y Notariado y nos dijeron que ellos no habían dado ningún aviso a las embajadas. La única solución que nos ofrecen a mi marido y a mi es que uno de los dos deje de ser el padre para que la madre gestante sea inscrita como madre", señala Mario Larrubia, uno de los padres.