28 de enero de 2020
  • Lunes, 27 de Enero
  • 6 de junio de 2018

    Mayo de 2018 ha sido un 7% más lluvioso de lo normal y ha registrado las temperaturas habituales

    Mayo de 2018 ha sido un 7% más lluvioso de lo normal y ha registrado las temperaturas habituales
    EUROPA PRESS

    MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El mes de mayo ha sido un 7 por ciento más lluvioso de lo normal respecto al periodo de referencia 1981-2010, frente al mayo del año pasado, en el que llovió un 77 por ciento de lo que es normal para ese periodo.

    En cuanto a las temperaturas, mayo de 2018 ha sido normal, con un valor de 16,6 grados centígrados, frente al mismo mes del año pasado, que resultó extremadamente cálido, con una temperatura media de 19 grados centígrados, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

    La portavoz adjunta de la AEMET Delia Gutiérrez ha explicado a Europa Press que los valores promedio han sido "normales" pero ha explicado que una cosa es el carácter en su conjunto y otra por regiones, ya que no hay tantas donde haya resultado normal.

    En cuanto a las precipitaciones, ha indicado que hay zonas en las que ha llovido "bastante menos de lo normal" y en otras en las que se duplican los valores normales, mientas que en las temperaturas, el carácter normal se explica sobre todo porque las máximas han sido algo más bajas mientras que las mínimas, por el contrario, han resultado más altas de lo habitual.

    "La sensación ha sido de que mayo hay sido más fresco por las máximas diarias, pero la realidad es que veníamos de varios años en los que se han batido récords de temperaturas uno tras otros y parece que ya no estábamos acostumbrados a una primavera normal", ha comentado Gutiérrez, que opina que la memoria meteorológica "suele ser corta" y veníamos de primaveras "muy cálidas y secas".

    En este contexto, ha recordado que la primavera en sí es muy variable, por lo que se trata de una estación en la que los valores normales "son los menos normales" puesto que hay muchos años cálidos y otros fríos.

    Así, ha informado de que esta treintena ha resultado normal en su conjunto aunque próximo a húmedo, con un valor medio de 65 litros por metro cuadrado, lo que supone un 7 por ciento más de lo normal, frente a los 47 litros por metro cuadrado que se recogieron en su conjunto del año pasado (el 77% de lo normal).

    En concreto, este ha sido el vigésimo tercer mayo más cálido desde 1965 o lo que es lo mismo, el trigésimo segundo más frío, y el duodécimo más cálido o el séptimo más frío en lo que va de siglo.

    FRÍO EN EL SUR, CÁLIDO EN EL NOROESTE

    Por zonas, ha dicho que el mes de mayo fue frío en la mayor parte de Extremadura, Andalucía y las regiones cantábricas, mientras que resultó cálido en amplias zonas de Galicia, noroeste de Castilla y León y en algunas regiones del tercio este de la península.

    En el resto de la España peninsular el mes tuvo un carácter predominantemente normal. En Baleares mayo fue frío, mientras que en Canarias resultó entre frío y muy frío.

    En general, se observaron anomalías térmicas de -1 grados centígrados en amplias zonas de Extremadura, Andalucía, sur de Castilla-La Mancha y en puntos de Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja y Burgos.

    Por el contrario, en gran parte de Galicia, noroeste de Castilla y León y en puntos de Cataluña, Aragón, Valencia y Murcia las anomalías tomaron valores próximos a +1 grado centígrados, mientras que en el resto de la Península predominaron las anomalías cercanas a cero, es decir, que fueron normales.

    En cuanto a los archipiélagos, en Baleares las anomalías se situaron en valores próximos a -1 ºC y en Canarias predominaron anomalías comprendidas entre -1 ºC y - 2 ºC.

    En este mes de mayo, la oscilación térmica diurna fue 0,2 grados centígrados menor de lo normal, ya que las máximas se quedaron en promedio 0,1 grados centígrados por debajo de lo normal, mientras que las mínimas estuvieron 0,1 grados centígrados por encima.

    Respecto a la evolución mensual, esta treintena empezó con valores muy por debajo" de las normales para la época y alcanzaron las temperaturas normales el día 5. Del 6 al 11 de mayo se registró un episodio cálido, con los termómetros por encima de lo normal.

    Si bien, el 12 de mayo hubo un descenso térmico generalizado que dio paso a un nuevo episodio frío, que se extendió hasta el día 15. Entre los días 16-25 las temperaturas se situaron algo por encima de los valores normales, pasando a tomar valores ligeramente inferiores a los normales durante los últimos días del mes.

    En concreto, la AEMET ha apuntado que las máximas más altas registradas entre observatorios principales fueron las de Almería-aeropuerto, con 32,1 grados centígrados (ºC) el día 24; Orense, 31,6ºC el 7 de mayo; Alcantarilla-base aérea, 31,5ºC el día 25 y Murcia, con 31,2ºC el día 23.

    Por el contrario, las mínimas llegaron a -4,6 ºC registrados en el Puerto de Navacerrada el día 1, -2,7 ºC de Burgos/aeropuerto el día 13 y a -1,9 ºC de Molina de Aragón e Izaña medidos los días 2 y 6, respectivamente.

    La portavoz ha añadido que en mayo se registraron algunas heladas en zonas de montaña y en ambas mesetas, como los siete días de helada del Puerto de Navacerrada, los cuatro días de Izaña y Molina de Aragón y dos días de Burgos/aeropuerto y León/Virgen del Camino.

    Por otro lado, en cuanto a las precipitaciones, el mes de mayo ha sido en su conjunto normal aunque próximo a húmedo y ha tenido una precipitación media sobre España de 65 litros por metro cuadrado, es decir, un 7 por ciento más que el valor normal, que son 61 litros por metro cuadrado.

    Por zonas, mayo ha sido muy húmedo en gran parte de Cataluña, norte de Aragón, zona centro de Asturias y de la provincia de Ciudad Real, suroeste de Murcia y en un área que abarca desde el sur de La Rioja hasta el este de la provincia de Albacete e interior de la de Valencia, así como en Menorca; mientras que ha resultado muy seco en algunas zonas del sureste peninsular, norte de Extremadura y oeste de Galicia, llegando a extremadamente seco en zonas del interior de Galicia.

    Así, ha llovido más de un 50 por ciento de lo normal en extensas zonas del cuadrante noreste peninsular, zonas del interior de la comunidad valenciana y este de Castilla-La Mancha, pequeñas áreas en la meseta norte, sur de Extremadura y suroeste de Castilla-La Mancha, así como en algunas zonas del interior de Andalucía y suroeste de Murcia.

    En un área entre Huesca y Lérida, otra entre Valencia y Albacete, el oeste de Menorca y noroeste de Gran Canaria, así como diversos puntos de la península donde las precipitaciones en muchas ocasiones fueron debidas a tormentas se han duplicado los valores normales.

    Por el contrario, las precipitaciones no llegan ni a la mitad de lo normal en Galicia, este de Extremadura, distintas áreas del litoral mediterráneo y en el valle del Guadalquivir, así como en gran parte de Canarias y nordeste de Ibiza.

    Las mayores precipitaciones diarias recogidas en observatorios principales se registraron el día 24 con 48 litros por metro cuadrado en el Puerto de Navacerrada; el día 27 con 48 litros por metro cuadrado en Zaragoza-aeropuerto; el día 12 con 44 litros en Gerona-aeropuerto y el día 28 con 42 litros por metro cuadrado en Lérida, un valor que superó al anterior más alto en mayo desde 1983, que fue de 32 litros por metro cuadrado en 1999.

    Finalmente, la AEMET destaca las precipitaciones acumuladas a lo largo del mes en el Puerto de Navacerrada, con 127 litros por metro cuadrado y San Sebastián, con 121 litros por metro cuadrado.