21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • 24 de febrero de 2008

    9-M.- Obispo de Sigüenza pide que se evite la confrontación religiosa porque puede tener consecuencias para la seguridad

    GUADALAJARA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El obispo de Sigüenza-Guadalajara, José Sánchez, ha asegurado que "no es bueno que la cuestión religiosa sea materia de confrontación en una campaña electoral", y ha pedido que se evite "no sólo el odio, sino también la burla, la descalificación, la falta de respeto, la infravaloración de la religión y de sus símbolos, de sus ritos, de sus fieles y de sus autoridades".

    "La agitación de la cuestión religiosa por parte del poder suele traer fatales consecuencias para la seguridad, incluso para la integridad física de personas y bienes, para el equilibrio de una sociedad y para la paz. Y el desprestigio de las autoridades religiosas suele repercutir en el desprestigio de la autoridad en general" advirtió el obispo de Sigüenza-Guadalajara en un carta pastoral recogida por Europa Press.

    En su opinión, los candidatos a ejercer una función pública han de tener siempre en cuenta que los que aspiran a ocupar puestos con responsabilidad pública deben constituir para sus conciudadanos "un ejemplo de respeto, de educación y de buenas maneras en el trato con sus adversarios políticos, con las personas diferentes y con los que piensen de distinto modo".

    Para el obispo de Sigüenza los candidatos políticos han de respetar también la verdad, y la justicia, y añade que "el respeto a este principio obliga a los candidatos a evitar toda ofensa personal, difamación o calumnia".

    El prelado destaca que un principio comúnmente admitido es el de la verdad. Aunque reconoce que a veces es respetado, subraya que en una campaña electoral tampoco se puede mentir. "El votante tiene derecho a conocer la verdad de las propuestas, de los programas, de las promesas y de las posibilidades reales de cumplirlas", resalta.

    En relación con las promesas, el obispo indica que no deben hacerse aquellas cuyo cumplimiento constituya la violación de derechos de terceros "y, si se hacen, no hay obligación de cumplirlas".

    En este sentido, afirma que desde que Herodes mandó decapitar a Juan el Bautista, para satisfacer la petición de una bailarina a la que previamente había hecho la promesa, con juramento, de darle lo que le pidiese, "tenemos claro, si antes no lo estaba ya, que hay promesas que no se pueden hacer, y, si se hacen, no hay obligación de cumplirlas, cueste lo que cueste".

    "Todos coincidimos en que el respeto a los demás es un buen principio en una campaña electoral y siempre, y así lo pedimos y exigimos", subraya el prelado, quien advierte que "perdería toda autoridad quien pidiera a los demás el respeto que él no les tuviera".

    Otro principio elemental, que señala el obispo, es el de la sobriedad en el gasto de la campaña electoral. "No se pueden gastar en imagen, en propaganda, en pura parafernalia los recursos que necesitan los sectores más humildes de nuestra sociedad o de otras zonas del mundo", mantiene José Sánchez en su carta pastoral.

    "A los que no estamos implicados en la campaña electoral como protagonistas nos corresponde hacer el esfuerzo por conocer las propuestas reales de las diversas ofertas políticas, discernir en conciencia, votar en libertad y pedir al Señor por un proceso correcto de las próxima elecciones generales y de la campaña iniciada" concluye.