11 de diciembre de 2019
  • Martes, 10 de Diciembre
  • 22 de noviembre de 2019

    El Papa advierte a los jóvenes ante "propuestas bien maquilladas" que acaban en "cansancio, soledad y desgana"

    Anima a los sacerdotes a "inculturar" el cristianismo para que no parezca una "fe extranjera

    El Papa advierte a los jóvenes ante "propuestas bien maquilladas" que acaban en "cansancio, soledad y desgana"
    November 21, 2019 - Bangkok, Thailand: Pope Francis celebrates a Mass at the National Stadium, in Bangkok, Thailand (CPP/CONTACTO) - VM

    ROMA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El Papa ha advertido a los jóvenes ante las "propuestas bien maquilladas" que acaban en "cansancio, soledad y desgana" en su último día en Tailandia desde donde se dirigirá a Japón para cerrar la octava visita a Asia de su pontificado.

    "Podemos quedar desconcertados por las 'voces' de este mundo que compiten por nuestra atención. Muchas de ellas son atractivas, propuestas bien maquilladas que al inicio parecen bellas e intensas, aunque con el tiempo solamente terminan dejando vacío, cansancio, soledad y desgana, y van apagando esa chispa de vida que el Señor encendió un día en cada uno", ha alertado el pontífice.

    Francisco ha hecho estas consideraciones en la homilía de la misa que celebró este viernes 22 de noviembre en la Catedral de la Asunción de Bangkok, la segunda de su viaje al país asiático donde la mayoría de la población profesa el budismo.

    La catedral de la Asunción es un lugar emblemático para los católicos tailandeses. Fue construida en 1821, gracias a la iniciativa de un misionero francés, y se ha se convertido en el punto de referencia de los cristianos que llegan a Bangkok. En este mismo escenario celebró eucaristía Juan Pablo II en 1984, durante el viaje apostólico que realizó a Corea, Papúa Nueva Guinea, las Islas Salomón y Tailandia.

    Ante los jóvenes, Francisco ha clamado que Cristo les invita "a mantener viva la alegría y a no tener miedo de mirar el futuro con confianza". "El evangelio de hoy nos habla de diez jóvenes invitadas a mirar el futuro y formar parte de la fiesta del Señor. El problema fue que sólo algunas de ellas estaban preparadas para recibirlo; no porque se hayan quedado dormidas sino porque les faltó el aceite necesario, el combustible interior para mantener encendido el fuego del amor", ha señalado el Papa.

    Francisco ha alertado de la incredulidad y la amargura que pueden ganar terreno frente a "los problemas y obstáculos"; frente "al sufrimiento de personas queridas, o a la impotencia de experimentar situaciones que parecen imposibles de ser cambiadas".

    Así les ha preguntado: "¿Quieren mantener vivo el fuego capaz de iluminarlos en medio de la noche y de las dificultades?, ¿quieren prepararse para responder al llamado del Señor?, ¿quieren estar listos para hacer su voluntad?". Finalmente, ha señalado que "la amistad cultivada con Jesucristo es el aceite necesario para iluminar el camino".

    REUNIÓN CON EL CLERO

    Previamente, el Papa ha instado al clero de Tailandia a no tener miedo de "'inculturar ' el Evangelio cada vez más" para que -según ha subrayado- la fe cristiana no parezca que es "una fe extranjera" o que es "la religión de los extranjeros".

    "Es necesario buscar esas nuevas formas para transmitir la Palabra, capaz de movilizar y despertar el deseo de conocer al Señor", ha señalado el Santo Padre en su reunión con los obispos de Tailandia y de la Federación de las Conferencias episcopales asiáticas (FABC) en el Santuario del Beato Nicola' Boonkerd Kitbamrung. Hasta el lugar, peregrinan los católicos tailandeses que no llegan a las 400.000 personas en un país de 68 millones de habitantes de mayoría budista.

    El Papa ha reivindicado la figura del primer mártir tailandés de la historia que "dedicó su vida a la evangelización y la catequesis, formando discípulos del Señor, principalmente aquí en Tailandia, también en parte de Vietnam y a lo largo de la frontera con Laos, y coronó su testimonio de Cristo con el martirio".

    Nicolás Boonkerd Kitbamrung fue beatificado en el año 2000 por Juan Pablo II. Murió de tuberculosis en prisión donde cumplía condena por profesar la fe católica que fue perseguida en el país hasta mediados del siglo XX. Así el Papa ha invitado a seguir su ejemplo para que impulse en los fieles "un gran celo por la evangelización en todas las Iglesias locales de Asia".

    El Papa también ha recordado a los obispos: "Recordemos que nosotros también somos parte de este pueblo, no somos los patrones, somos parte del pueblo, fuimos elegidos como servidores, no como dueños o amos. Esto significa que debemos acompañar a quienes servimos con paciencia y amabilidad, escuchándolos, respetando su dignidad, impulsando y valorando siempre sus iniciativas apostólicas".

    Por otro lado, también ha reconocido que Asia es "un continente multicultural y multirreligioso, dotado de gran belleza y prosperidad" pero probado al mismo tiempo "por una pobreza y explotación extendida a varios niveles. Los rápidos avances tecnológicos pueden abrir inmensas posibilidades que faciliten la vida, pero también pueden dar lugar a un creciente consumismo y materialismo, especialmente entre los jóvenes".

    "Ustedes cargan sobre sus hombros las preocupaciones de sus pueblos, al ver el flagelo de las drogas y el tráfico de personas, la necesidad de atender un gran número de migrantes y refugiados, las malas condiciones de trabajo, la explotación laboral experimentada por muchos, así como la desigualdad económica y social que existe entre los ricos y pobres", ha advertido el Papa.

    Asimismo, ha asegurado que "el martirio de la entrega cotidiana y tantas veces silenciosa dará los frutos que sus pueblos necesitan" y les ha recordado que muchas de sus tierras fueron evangelizadas por laicos. "No clericalicemos la misión, y mucho menos clericalicemos los laicos. Esos laicos tuvieron la posibilidad de hablar el dialecto de su gente, ejercicio simple y directo de inculturación no teórica ni ideológica, sino fruto del ardor por compartir a Cristo", ha concluido.

    Contador

    Lo más leído en Sociedad