2 de abril de 2020
24 de enero de 2019

El Papa defiende el amén de la Iglesia frente al 'like' de las redes sociales que explotan el narcisismo

ROMA, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha advertido del mal uso de Internet que convierte la red en "un escaparate donde exhibir el narcisismo" por lo que ha defendido el amén de la Iglesia frente al 'like' de las redes sociales que a veces son "uno de los lugares más expuestos a la desinformación y a la distorsión".

Francisco ha hecho estas consideraciones durante su mensaje por la Jornada de las Comunicaciones Sociales. Así, el pontífice ha lamentado que las redes sociales sean una "ventana abierta al mundo" que puede convertirse en "un escaparate en el que exhibir el propio narcisismo".

Frente a esta actitud narcisista, el Papa ha reivindicado una Iglesia que "es una red tejida por la comunión eucarística, en la que la unión no se funda sobre los 'like' sino sobre la verdad, sobre el 'amén' con el que cada uno se adhiere al cuerpo de Cristo acogiendo a los demás".

Así ha reconocido el papel de conexión de las redes, pero ha advertido que también se prestan a "un uso manipulador de los datos personales con la finalidad de obtener ventajas políticas y económicas, sin el respeto debido a la persona y a sus derechos".

Para el Papa, esta falta de respeto a la persona se traduce en episodios de "acoso cibernético". Sobre esto ha señalado que son los jóvenes los que más lo sufren.

También ha señalado que son los más expuestos "a la ilusión de pensar que las redes sociales satisfacen completamente en el plano relacional". Por ello ha determinado el "peligroso fenómeno de los jóvenes que se convierten en 'ermitaños sociales', con el consiguiente riesgo de apartarse completamente de la sociedad".

Para el Papa "está bien si una familia usa la red para estar más conectada", siempre y cuando se encuentre "en la mesa y se mira a los ojos, entonces es un recurso". "Si una comunidad eclesial coordina sus actividades a través de la red, para luego celebrar la Eucaristía juntos, entonces es un recurso", ha considerado.

Y ha señalado también: "Si la red me proporciona la ocasión para acercarme a historias y experiencias de belleza o de sufrimiento físicamente lejanas de mí, para rezar juntos y buscar juntos el bien en el redescubrimiento de lo que nos une, entonces es un recurso".

Por otro lado, el Papa ha constatado que "la identidad en las redes sociales se basa demasiadas veces en la contraposición frente al otro, frente al que no pertenece al grupo". "Este se define a partir de lo que divide en lugar de lo que une, dejando espacio a la sospecha y a la explosión de todo tipo de prejuicios (étnicos, sexuales, religiosos y otros)", ha agregado.

Finalmente, el Papa ha explicado que esta tendencia "alimenta grupos que excluyen la heterogeneidad, que favorecen, también en el ambiente digital, un individualismo desenfrenado, terminando a veces por fomentar espirales de odio".

El Papa ha querido insistir finalmente en que "la red constituye una ocasión para favorecer el encuentro con los demás, pero puede también potenciar nuestro autoaislamiento, como una telaraña que atrapa".