18 de octubre de 2019
14 de noviembre de 2014

El Papa pide a los contables anteponer la dignidad de la persona a "la rigidez burocrática"

ROMA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El Papa Francisco ha participado en el Congreso Mundial de Expertos Contables que se ha celebrado en Roma esta semana para hacer un llamamiento a los profesionales del sector a la responsabilidad y a anteponer la dignidad de las personas a la "rigidez burocrática", según informa la Oficina de Prensa del Vaticano.

   "En vuestra profesión estáis al lado de las empresas, pero también de las familias y los individuos, para ofrecerles vuestra experiencia económica y financiera", ha recordado el pontífice a los asistentes al encuentro.

   En esta línea, ha llamado la atención sobre la "dramática realidad" de aquellas personas que sufren precariedad laboral o que han perdido su empleo, de las familias y de los jóvenes "que buscan su primer empleo y un trabajo decente".

   También ha señalado a otros colectivos, entre los que ha destacado a los inmigrantes, "que se ven obligados a trabajar en negro y carecen de la garantías jurídicas y económicas más elementales".

   Francisco ha recordado que "la tentación de defender el interés propio, sin preocuparse por el bien común ni prestar mucha atención a la justicia y la legalidad es fuerte".

   Por ello, ha apelado al deber de todos y, particularmente, de quienes ejercen "una profesión que tiene que ver con el buen funcionamiento de la vida económica de un país" de tomar conciencia de que "detrás de cada papel hay una historia, hay rostros" y, en consecuencia, "trabajar de forma constructiva y positiva".

   "El profesional cristiano saca fuerzas cada día de la oración y la Palabra de Dios para cumplir su deber con competencia y sabiduría. Y también para ver más allá, lo que significa salir al encuentro de las personas con dificultades, ser creativos para encontrar soluciones en situaciones bloqueadas; hacer valer las razones de la dignidad frente a la rigidez burocrática", ha asegurado el Papa.

   En relación a esto, se ha mostrado convencido de que tanto la actividad económica y las finanzas "pueden ser ocasión de encuentro" así como de cooperación, de reconocimiento de derechos y de servicio. "Pero para ello hace falta poner en el centro al ser humano con su dignidad, contrastando las dinámicas que tienden a homologar todo y a situar el dinero en la cima", ha subrayado.

   De lo contrario --ha indicado-- "prevalece la visión utilitaria y la lógica salvaje del lucro que no respeta las personas. Así, se decreta el colapso generalizado de los valores de la solidaridad y el respeto a la persona humana".

   Por todo ello, ha exortado a quienes desempeñan su labor profesional en el ámbito de la contabilidad, las finanzas y la economía a, además de actuar responsablemente y conforme a la justicia, "fomentar y cultivar una ética de la economía, las finanzas y los mercados laborales" y a "mantener vivo el valor de la solidaridad".

   "Si queremos entregar a las generaciones futuras un patrimonio ambiental, económico, cultural y social mejor del que hemos recibido estamos llamados a asumir la responsabilidad de actuar en pro de una globalización de la solidaridad", ha concluido.