3 de marzo de 2021
17 de enero de 2021

El Papa reza por las víctimas del terremoto en Indonesia

El Papa reza por las víctimas del terremoto en Indonesia
El Papa Francisco - EVANDROINETTI/POOL/IBANEZ/ZUMA W / DPA

ROMA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha pedido oraciones por la víctimas del terremoto de magnitud 6,2 que sacudió este sábado la isla indonesia de Célebes, que, según el último recuento, ha dejado 42 fallecidos y 820 heridos. Además unas 15.000 personas se encuentran refugiadas en la decena de centros de evacuación habilitados por las autoridades del país.

"Expreso mi cercanía al pueblo de Indonesia golpeado por un fuerte terremoto. Rezo por los muertos, los heridos y todos los que han perdido sus casas y su trabajo", ha dicho el pontífice durante el ángelus que ha rezado desde la Biblioteca Apostólica del Vaticano y no asomado al balcón que da a la plaza de San Pedro por las disposiciones sanitarias.

El Papa también ha pedido oraciones por la víctimas del accidente de avión en Indonesia que el sábado se accidentó con 62 personas a bordo.

Por otro lado, Francisco ha anunciado que el próximo lunes 25 de enero, día de la Conversión de San Pablo, presidirá el rezo de las Vísperas en la Basílica de San Pablo Extramuros junto a representantes de distintas confesiones cristianas como conclusión de la semana de oración por la unidad de los cristianos. A este respecto, ha manifestado: "Recemos por la unidad que siempre es superior al conflicto".

Durante el ángelus, el Papa ha comentado el Evangelio del día que presenta el encuentro de Jesús con sus primeros discípulos en una escena desarrollada en el río Jordán, el día después del bautismo de Jesús.

Durante su catequesis, el Papa ha destacado que Dios llama a cada persona a un estado de vida particular ya sea al "camino del matrimonio", al del "sacerdocio" o al de la "vida consagrada". Sobre este aspecto el pontífice ha señalado: "Son maneras diferentes de realizar el proyecto que Dios tiene para cada uno de nosotros, que es siempre un plan de amor. Y la alegría más grande para cada creyente es responder a esta llamada, a entregarse completamente al servicio de Dios y de sus hermanos".