17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 24 de febrero de 2008

    El rastro del guardia civil ahogado en Ferrol se perdió ayer cuando cayó al mar mientras era izado por el 'Helimer'

    El rastro del guardia civil ahogado en Ferrol se perdió ayer cuando cayó al mar mientras era izado por el 'Helimer'
    GUARDIA CIVIL

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La Guardia Civil ha abierto una investigación para determinar las razones por las cuales el helicóptero 'Helimer', que depende del servicio de Salvamento Marítimo del Ministerio de Fomento, perdió ayer el rastro del guardia civil del Servicio Marítimo provincial de A Coruña que falleció ahogado, Ramón González Cabaleiro, cuando cayó al mar mientras era izado junto a un rescatador.

    Según informó la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, el 'Helimer' llegó al lugar donde un golpe de mar tiró al agua al agente fallecido, a unos 150 metros de la playa de San Xurxo, en Ferrol, y localizó "enseguida" al guardia civil, que "todavía permanecía con vida, al flote y con su chaleco salvavidas".

    No obstante, tras iniciar el rescate, cuando el agente estaba siendo izado y por razones que están siendo investigadas, tanto el rescatador de la aeronave como el agente fallecido volvieron a caer al mar, momento en el que se perdió "de manera definitiva" toda referencia de Ramón González Cabaleiro, que tenía 39 años de edad y era vecino de Sada (A Coruña).

    Finalmente, el cadáver del guardia civil, que llevaba en el Servicio Marítimo Provincial desde el año 1992 --prácticamente desde los inicios de la especialidad en Galicia--, fue localizado sobre las 10.15 horas de esta mañana a la altura de Punta Cela, entre Cabo Prior y la Playa de Esmelle, cerca de donde había desaparecido.

    FALSA ALARMA

    Ramón González Cabaleiro participaba ayer en un equipo de salvamento iniciado a raíz de una llamada telefónica de un ciudadano que alertó a la Policía Nacional de Ferrol de que había visto una persona flotando en el mar en las inmediaciones de la playa de San Xurxo. Hasta el lugar se trasladó una dotación policial de la Policía Nacional que no logró avistar nada, por lo que se pasó aviso al 112 y se inició un protocolo de búsqueda y localización del supuesto cuerpo y se movilizó una patrullera de Salvamento Marítimo y otra de la Guardia Civil.

    Sobre las 20.50 horas, tras haber llegado a la zona de búsqueda la patrullera del instituto armado 'Alcázar 10', pero ante la imposibilidad de aproximarla a los cantiles, se decidió largar una zodiac con dos tripulantes a bordo y provistos con equipos de seguridad, uno de ellos el guardia fallecido.

    No obstante, un fuerte golpe de mar desplazó la embarcación neumática por el costado de babor y provocó que el agente González Cabaleiro se precipitase al agua. El otro agente aún a bordo, que iba situado en la proa, se hizo con el gobierno de la lancha e intentó acercarse reiteradamente al lugar donde había caído su compañero, según el relato de la Guardia Civil.

    Sin embargo, según la Guardia Civil, el mal estado de la mar, la escasa visibilidad y la proximidad de los acantilados hizo imposible que pudiese auxiliar a su compañero. Finalmente, otro golpe de mar acabó golpeando la embarcación y provocó que el guardia civil que consiguió salvarse cayese también al agua, aunque éste logró alcanzar la playa, que estaba a unos 150 metros, por sus propios medios.

    Según la información meteorológica recogida por las boyas de Puertos del Estado, a la que tuvo acceso Europa Press, en la zona en esos momentos había olas de poco más de tres metros de altura. Además, la estación en tierra de la Consellería de Medio Ambiente recogió en esos momentos vientos de una velocidad máxima de 35,7 kilómetros por hora.

    Según los datos aportados por la Guardia Civil, Ramón González Cabaleiro estaba casado y tenía, junto a su esposa, un hijo de 12 años de edad. Al respecto, la Benemérita destacó acerca del agente fallecido la disponibilidad que "siempre" mostraba para el servicio y "el alto sentido de vocación en su labor profesional hacia la ciudadanía".

    ACCIDENTES

    Desde principios de año han perdido la vida o han desaparecido en Galicia 15 personas en accidentes relacionados con el mar. Así, ayer fueron enterrados en la localidad de Camelle, en el municipio coruñés de Camariñas, Fernando Porteiro Tajes, de 45 años de edad, y Manuel Mouzo Suárez, de 60 años de edad, dos marineros que fallecieron el pasado miércoles al volcar la barca con la que recogían nasas de pulpo.

    El accidente mortal con consecuencias más graves en el sector pesquero, fue el naufragio la madrugada del pasado 15 de enero del 'Cordero', en el que falleció un marinero y desaparecieron otros cuatro. Además, el 14 de enero fallecieron Aquilino Calvo, de 57 años de edad, y José Yáñez, de 43 años, ambos vecinos de O Vicedo (Lugo), al volcar su embarcación frente a las costas de este municipio lucense.

    Estas muertes se sumaron a las de otros dos pescadores de Bueu (Pontevedra), Francisco Villanueva Fernández, de 59 años de edad, y Gonzalo Verde Otero, de 40 años, que fallecieron la noche del pasado 2 de enero, cuando salieron a faenar con una gamela, aunque ninguno de ellos estaba asociado a una cofradía.

    Además, también a principios de enero desapareció y posteriormente fue encontrado muerto el vecino de Ferrol José Javier Varela, de 39 años de edad, cuyo rastro se perdió mientras buscaba percebe en la playa de Doniños, mientras que también falleció un pescador de angula cuando cayó al río Miño en el municipio de O Rosal (Pontevedra).

    El lunes de la pasada semana también un jubilado de 69 años de edad desapareció después de que volcase la embarcación (una gamela) en la que navegaba en el extremo norte de las Islas Cíes, en la zona denominada Punta do Cabalo.