17 de octubre de 2019
10 de abril de 2008

Sequía.- Los alcaldes del área metropolitana de Barcelona reclaman que no haya restricciones en una declaración conjunta

BARCELONA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los alcaldes del área metropolitana de Barcelona reclamarán en una declaración conjunta, consensuada por PSC, CiU, ERC e ICV-EUiA, que no haya restricciones de agua en el territorio dada la actual situación de sequía.

Los cuatro partidos han pactado una declaración de mínimos ante el déficit hídrico, y esta tarde los alcaldes de los municipios del área metropolitana de Barcelona rubricarán el manifiesto.

El texto se aprobará a las 17.00 horas de esta tarde en el pleno de la Mancomunitat de Municipis del Área Metropolitana, en el que acudirán alcaldes y ediles de las localidades que la integran, entre ellos, el de Barcelona, el socialista Jordi Hereu. En el Área Metropolitana, viven unos 3,2 millones de personas, casi la mitad del total de la población de Catalunya.

La declaración empieza con un agradecimiento a los ciudadanos de Barcelona y su conurbación ya que gastan menos agua potable en comparación con otras grandes capitales del mundo, y reclama que hay que evitar las restricciones en el suministro ante el déficit hídrico, sin mencionar ninguna alternativa a los mecanismos de suministro actuales.

Así, no se concretará sobre cuál tiene que ser la alternativa a la escasez de agua en la conurbación de Barcelona que, de proseguir, podría implicar restricciones de agua en otoño si no se establecen mecanismos que permitan aportar más agua en la región de las actuales, que proceden de los ríos Ter y Llobregat.

Precisamente, el establecimiento de estas alternativas es motivo de una fuerte controversia política durante las últimas semanas, después de que trascendiera la voluntad de la Conselleria de Medio Ambiente y Vivienda de hacer un trasvase de agua temporal entre los ríos Segre y Llobregat hasta que no entre en servicio, en el próximo año, la nueva desalinizadora de El Prat de Llobregat (Barcelona).

El trasvase del Segre cuenta con el rechazo de CiU, que sigue apostando por el trasvase de agua del Ródano a Catalunya, y cuenta con la oposición de sectores de ICV-EUiA y ERC.