28 de marzo de 2020
25 de agosto de 2008

Spanair ha suspendido seis vuelos en día y medio por problemas técnicos o "asuntos operacionales"




   MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Spanair ha cancelado o interrumpido entre el domingo y el lunes al menos seis vuelos alegando problemas técnicos o "asuntos operacionales", que en ningún caso han llegado a precisarse, después del accidente registrado la semana pasada por uno de sus aviones en el aeropuerto de Madrid-Barajas, en el que murieron 154 personas.

   Así, la compañía alegó problemas en la "rotación de la plantilla" en el caso de los dos vuelos cancelados este mediodía que cubrían el trayecto entre Madrid y Asturias. Así, al aeropuerto asturiano de Santiago del Montea no llegó el avión que se esperaba a las 12.10 ni salió hacia Barajas el vuelo previsto a las 12.45 horas.

   Igualmente, un "problema técnico" obligó regresar a un avión de Spanair que había salido de Granada quince minutos antes con destino a Barcelona. Los 158 pasajeros que viajaban en ese vuelo JK6621, 'subcharteado' por la compañía Swiftair, tuvieron que ser recolocados a lo largo del día en distintos vuelos con dirección a Madrid para permitirles la conexión con la ciudad condal. Hubo quienes optaron por solicitar la devolución del billete.

   Spanair canceló ayer otros dos vuelos "por motivos operacionales" cuya salida estaba prevista desde Barajas. El primero, el vuelo JK6638 tenía previsto viajar a Valencia en torno a las 15 horas. El segundo, el vuelo JK 5601 tenía previsto salir a las 9.35 con destino a Palma de Mallorca.

   También en Madrid un avión de Spanair se vio ayer involucrado en un "asunto operacional" que retrasó una hora la salida de un vuelo de Barajas con destino a Valencia. El motivo fue que entre el pasaje no se encontraban dos personas que sí habían facturado su equipaje, lo que obligó a paralizar el vuelo JK974 hasta identificarles.  

   ATERRIZAJE FORZOSO EN MÁLAGA

   A todo ello se une que ayer un MD-82 de Spanair --el mismo modelo que se accidentó el pasado miércoles en Barajas-- tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Málaga por un problema técnico. El avión, con 141 personas a bordo, salió del aeropuerto de El Prat a las 8.00 horas con destino a la isla de Lanzarote, donde tenía previsto recoger otros 167 que viajaban a Bilbao.

   Según explicó la compañía, la decisión de tomar tierra en el aeropuerto malagueño se debió a un fallo en el tercer generador, en concreto, el de reserva. "El comandante actuó así por precaución", señalaron fuentes de Spanair, que indicaron la conveniencia de que el aparato fuera revisado. Una vez solucionado, el avión retomó el vuelo a la isla canaria a la tarde de ayer.