23 de febrero de 2020
18 de enero de 2020

Usuarios de Twitter recuperan palabras del Papa de 2017 sobre los padres como custodios y no "propietarios" de sus hijos

"Solo Dios es el Señor de la historia individual y familiar", dijo el Papa a continuación, aunque no se menciona en muchos de los mensajes

Usuarios de Twitter recuperan palabras del Papa de 2017 sobre los padres como custodios y no "propietarios" de sus hijos
January 15, 2020 - Vatican, Vatican State: Pope Francis meets during the weekly general audience at Paul-VI hall in the Vatican (CPP/CONTACTO) - ALESSIA GIULIANI

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

"Todos los padres son custodios de la vida de los hijos, pero no propietarios y deben ayudarlos a crecer, a madurar". Estas palabras que el Papa Francisco pronunció durante el Ángelus celebrado el 31 de diciembre de 2017 han sido retomadas este sábado 18 de enero de 2019 por usuarios de Twitter tras la polémica generada en torno al 'PIN parental'.

"No podemos pensar de ninguna de las manera que los hijos pertenecen a los padres", dijo este viernes la ministra de Educación, Isabel Celaá, para defender el requerimiento que ha enviado al Gobierno murciano para que elimine el 'PIN parental'.

"Mis hijos son míos y no del Estado, y lucharé para que este Gobierno radical y sectario no imponga a los padres cómo tenemos que educar a nuestros niños. Saquen sus manos de nuestras familias", respondía a través de Twitter el presidente del PP, Pablo Casado.

"Los hijos no pertenecen a los padres". ¡Claro! Nuestros hijos pertenecen al Estado, o peor aún: al PSOE o a Podemos. Pretenden arrebatar a las familias la patria potestad sobre los hijos. Este es un gobierno de perturbados y totalitarios", señalaba por su parte Santiago Abascal, cuya formación está exigiendo la implantación de esta medida en Gobierno como Murcia, Madrid o Andalucía.

Entre los usuarios que han recogido la alocución del Pontífice de hace más de dos años predominan los que consideran que su afirmación contradice las vertidas por Casado o Abascal, aunque algunos entienden que las afirmaciones de Francisco se refieren precisamente a la obligación de los padres de protegerle de aquello que consideran que les puede dañar. Sin embargo, aquellos que opinan que las palabras del Papa contradicen a los líderes de PP y Vox no citan que el Pontífice añade a continuación que el hijo "pertenece a Dios".

"Solo Dios es el Señor de la historia individual y familiar; todo nos viene por Él. Cada familia está llamada a reconocer tal primado, custodiando y educando a los hijos para abrirse a Dios que es la fuente de la misma vida", añadía el Papa

Aquel 31 de diciembre de 2017, Francisco reflexionaba sobre la experiencia vivida por María, José y Jesús mientras crecen juntos como familia en el amor recíproco y en la confianza en Dios. Así, explicaba que de esta confianza es expresión el rito cumplido por María y José con el ofrecimiento del hijo Jesús a Dios.

"El Evangelio dice: Llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor (Lucas 2, 22), como requería la ley de Moisés. Los padres de Jesús van al templo para confirmar que el hijo pertenece a Dios y que ellos son los custodios de su vida pero no son los propietarios. Y esto nos hace reflexionar. Todos los padres son custodios de la vida de los hijos, pero no propietarios y deben ayudarlos a crecer, a madurar", señalaba.

Tras recalcar que sólo Dios es el Señor de la historia individual y familiar, Francisco apuntó que "cada familia está llamada a reconocer tal primado, custodiando y educando a los hijos para abrirse a Dios que es la fuente de la misma vida".

El Pontífice continuó explicando cómo María y José "cumplieron todas las cosas según la Ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret", según el relato evangélico.

"Esta es la misión a la que está orientada la familia: crear las condiciones favorables para el crecimiento armónico y pleno de los hijos, con el fin de que puedan vivir una vida buena, digna de Dios y constructiva para el mundo. Es este el deseo que dirijo a todas las familias hoy, acompañándolo con la invocación a María, Reina de la Familia", concluía el Papa.