27 de noviembre de 2020
23 de septiembre de 2006

Vilaplana se compromete a trabajar por la evangelización tras tomar posesión como nuevo obispo de Huelva

HUELVA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El nuevo obispo de Huelva, José Vilaplana Blasco, se comprometió a trabajar y a entregarse a la Iglesia onubense en el proceso de la nueva evangelización durante la ceremonia en la que hoy tomó posesión de su cargo, en sustitución de Ignacio Noguer.

El acto, presidido por el Nuncio de Su Santidad en España, monseñor Manuel Monteiro de Castro, comenzó con la Procesión de Entrada formada por los cardenales, obispos y sacerdotes concelebrantes. Partieron desde la Facultad de Empresariales hacia la Catedral ante las personalidades y ciudadanos que se congregaron en la Plaza de la Merced y el porche de la Catedral.

En el interior del templo más personalidades aguardaban la llegada del nuevo obispo, que ocupó la derecha del Nuncio Papal en el altar, antes de que éste procediese a la incensación y de que comenzase el acto religioso.

Después de que el ya obispo emérito de Huelva, Ignacio Noguer, presentase y diese la bienvenida a su sucesor, monseñor Manuel Monteiro de Castro se dirigió a las autoridades civiles, académicas y militares presentes para comunicarles que el Papa Benedicto XVI ha visto en José Vilaplana a "la persona idónea como sucesor de esta Diócesis" y agradeció a Moguer "la valiosa labor realizada en Huelva durante los últimos 13 años y en estos últimos meses como administrador apostólico".

Posteriormente, se procedió a la lectura de las Letras Apostólicas y de la Carta Apostólica de nombramiento del nuevo obispo de Huelva, tras la que el Nuncio invitó a Vilaplana a sentarse en la cátedra cubierto con la mitra para entregarle el báculo, momento que simboliza la sucesión apostólica y la continuidad pastoral.

En ese momento, las campanas de la Catedral anunciaron a la Diócesis de Huelva la toma de posesión del nuevo pastor, que pasó a presidir la Eucaristía, después de que una representación de los distintos sectores de la Diócesis se acercase a la cátedra y, en nombre del Pueblo de Dios, manifestase al nuevo obispo su obediencia y afecto.

Durante la homilía de la Eucaristía, que ya presidió como obispo de Huelva, Vilaplana recordó las palabras "invitando a la nueva evangelización" que el Papa Juan Pablo II pronunció durante su visita a Huelva en el año 1993, en la que él también participó.

Así, destacó que la Diócesis onubense "ha sabido aplicar estas palabras de la mano de Ignacio Noguer durante estos años en los planes pastorales" e indicó que, a partir de la próxima semana, "me pondré a trabajar con vosotros en el último de ellos, 'Yo estoy con vosotros', que asumiré como mío".

De la misma forma, justificó que, en su primera intervención, no hablase de los retos y problemas a afrontar en el futuro, sino que "mostrase la luz con la que debemos mirar y la fuente de la que debemos sacar fuerza para afrontar el presente y el futuro, que no es otra que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo".

Vilaplana tuvo palabras de agradecimiento a sus "compañeros" de Santander y de Valencia, además de a los onubenses, a los que mostró su "moción por la calurosa aceptación recibida", tras lo que siguió un sonoro aplauso de los presentes en la Catedral y en el exterior.

BENDICION FINAL

Finalmente, el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo; el secretario del Colegio de Consultores, Julián Jiménez; el presidente del Cabildo, Juan Mairena; y el secretario canciller, Manuel Jesús Carrasco, firmaron el acta de toma de posesión con el que se cerrará el acto antes de la bendición final que el nuevo obispo dirigirá a los presentes.

Para el acto, que estuvo amenizado por la Coral Polifónica Gandeamus de Trigueros, el Obispado dispuso de una pantalla gigante en el porche de la Catedral al objeto de albergar a las personalidades y ciudadanos que acompañaron a Noguer en su despedida oficial de la ciudad y a Vilaplana en su nombramiento como cabeza de la Diócesis de Huelva.

La Nunciatura Apostólica en España comunicó a la Conferencia Episcopal Española el pasado 17 de julio, que Benedicto XVI había aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Huelva, de Ignacio Noguer, quien la gobernó hasta el pasado día 8 en calidad de Administrador Apostólico.

Tras ordenarse en 1972, entre 1974 y 1980 José Vilaplana fue rector del seminario menor de Játiva (Valencia). En noviembre de 1984 fue nombrado obispo auxiliar de Valencia y recibió la ordenación episcopal el 27 de diciembre de ese mismo año. En 1991 fue trasladado a Santander. En la Conferencia Episcopal Española es presidente de la Comisión Episcopal del Clero.