2 de diciembre de 2020
4 de enero de 2012

150 senegaleses y vecinos del Besòs reclaman "justicia" pacíficamente por la muerte de su compatriota

150 senegaleses y vecinos del Besòs reclaman "justicia" pacíficamente por la muerte de su compatriota
EUROPA PRESS

Reivindican el clima de convivencia entre culturas que impera en el barrio

BARCELONA, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

150 senegaleses y vecinos del barrio barcelonés del Besòs han reclamado este miércoles "justicia" en una marcha pacífica tras la muerte de un hombre que recibió un disparo en el pecho, por el que han sido detenidos cuatro miembros de un clan gitano.

La marcha ha partido con un centenar de senegaleses sobre las 17.30 horas de la calle Palerm donde se produjo el tiroteo, y ha continuado por Alfons el Magnànim hasta el cruce con la calle Llull, donde los manifestantes han hecho una sentada.

A lo largo de la manifestación se han sumado también otros senegaleses y vecinos del barrio, situándose tras una pancarta con el lema 'Todos somos vecinos. No a la intolerancia' y reivindicando la convivencia entre diferentes culturas en la zona.

La protesta ha estado protagonizada por los gritos demandando justicia, y, aunque algunas voces han lanzado consignas contra el colectivo gitano, han sido aplacadas por el resto de manifestantes que han censurado estos gritos.

Durante la marcha se ha leído un comunicado en el que se ha defendido "el clima generalizado de convivencia y respeto entre personas de cultura y orígenes diferentes" que existe en el Besòs, y se ha subrayado que los cuatro detenidos contaban con numeroso antecedentes.

La manifestación ha regresado al lugar del asesinato luciendo carteles con fotos de la víctima acompañado por su familia, además de alguna pancarta con el lema 'Ayer Italia, hoy España', en referencia al asesinato a tiros de dos senegaleses en diciembre en Florencia.

Una fuerte presencia de policía vigila la marcha de protesta, después de que durante la noche de este martes se registrasen altercados en el barrio con algún contenedor volcado y cristales rotos, lo que motivó una carga policial.