15 de octubre de 2019
24 de enero de 2009

Unas 2.500 personas dan el último adiós al empresario Fernando Moreno, encontrado muerto el jueves tras ser secuestrado

MARBELLA (MÁLAGA), 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

Unas 2.500 personas dieron esta mañana el último adiós al empresario de 76 años Fernando Moreno, que desapareció en la mañana del miércoles en el núcleo poblacional de San Pedro Alcántara, en Marbella (Málaga), y que fue encontrado muerto el jueves.

El cortejo fúnebre, presidido por su viuda e hijos, abandonó el domicilio del empresario, en la céntrica calle sampedreña de Marqués del Duero, sobre las 12.10 horas, y realizó en 10 minutos los escasos 500 metros que separan la vivienda de la iglesia de San Pedro.

Los restos mortales del empresario fueron llevados a hombros por familiares hasta la plaza de la iglesia, donde fueron sus hijos los que lo introdujeron en el templo.

El funeral, que fue oficiado por el párroco de San Pedro, duró media hora, mientras que parte de los vecinos del empresario aguardaban en silencio a las puertas de la iglesia para transmitir su pesar a la familia. Una vez finalizada la misa, el cortejo continuó andando hasta el cementerio, donde Moreno fue enterrado en el panteón familiar.

APOYO DE MARBELLA

Numerosos vecinos, miembros de asociaciones y de partidos políticos y trabajadores del empresario quisieron transmitir su apoyo a la familia con medio centenar de coronas y ramos de flores que acompañaron al cortejo.

Durante toda la noche familia y amigos velaron el cuerpo del empresario, que llegó anoche a su localidad tras serle practicada la autopsia en el Instituto de Medicina Legal de Málaga, que reflejó que se trató de una muerte violenta.

El empresario, que tenía una empresa familiar vinculada al sector de la construcción, fundada hace 40 años, fue encontrado amarrado a unas tuberías e inmovilizado en una caseta de agua situada en la carretera entre los municipios de Marbella e Istán. Además, según otras fuentes, estaba amordazado con una cinta aislante en la boca.

El caso ha sido declarado en secreto por la jueza instructora. El subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna, confirmó ayer que se trataba de un secuestro y aseguró que la Policía Nacional ha realizado "un despliegue impresionante" para intentar encontrar a los presuntos secuestradores, que pidieron dinero a la familia para un rescate.

Así, explicó que el mismo día de la desaparición, pero por la tarde, "los secuestradores realizaron una llamada telefónica y anunciaron al hijo del secuestrado que su padre estaba en una caseta de agua en la zona de Ojén, aunque no determinaron su lugar exacto, por lo que la Policía tardó un poco más en encontrar el cadáver".

El subdelegado del Gobierno indicó que "en esa llamada, los captores no especificaron en ningún momento que el empresario estuviera muerto".

Por su parte, la primera teniente de alcalde de Marbella y concejala de Seguridad Ciudadana, Francisca Caracuel, ya dijo ayer que "el municipio ha perdido a un vecino ejemplar".