22 de octubre de 2019
  • Lunes, 21 de Octubre
  • 24 de febrero de 2008

    (Amp.) Fallece un joven al despeñarse su turismo por el cañón de la Forcadura en Galende (Zamora)

    ZAMORA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Un joven de Vigo de Sanabria (Zamora), cuyos datos de filiación se desconocen por el momento, perdió hoy la vida al despeñarse su turismo por el cañón de la Forcadura en Galende (Zamora), cayendo posteriormente al río, según informaron a Europa Press fuentes del Servicio de Emergencias Castilla y León 112.

    La operación dio comienzo tras recibirse, a las 12.43 horas, una llamada en el Servicio de Emergencias que informaba sobre el despeño de un turismo por el cañón de la Forcadura, situado en la localidad zamorana de Galende, y posteriormente había caído al río.

    Por ello, se dio aviso a la Guardia Civil, a los Bomberos de Sanabria y a la Gerencia de Emergencias de Sacyl, que desplazó una UVI móvil y en el lugar, los facultativos de Sacyl confirmaron el fallecimiento de un varón con datos de filiación desconocidos que había salido del turismo antes de que éste cayera al río.

    Ante la posibilidad que de hubiera más personas en el interior del turismo, se dio aviso al Grupo de Rescate de la Agencia de Protección Civil, que desplazó al lugar un helicóptero con dos buceadores profesionales que, a media tarde y junto con los Bomberos de Sanabria, comenzaron a realizar inmersiones en el río aunque, tras conseguir sacar parte del turismo del agua y comprobar que no había personas dentro, se dio por concluida la búsqueda.

    Por su parte el alcalde de la localidad de Galende, Jesús Villasante, apuntó, en declaraciones a Europa Press, a la niebla como la causa más probable del accidente ya que reconoció que, debido a la cercanía de su localidad, ubicada a cuatro kilómetros de la zona de los hechos, el joven conocería la carretera.

    Asimismo, explicó que fue una patrulla de la Guardia Civil quien, tras descubrir la marca de las ruedas en la calzada y el rastro del todoterreno en el barranco, sospechó que el vehículo podría haber caído por el precipicio, por lo que llamaron a los Bomberos de Tábara que, junto al Grupo de Rescate, halló posteriormente el vehículo a dos metros de profundidad en una poza.