27 de noviembre de 2020
11 de diciembre de 2007

La autopsia revela que el empresario de la Barceloneta (Barcelona) falleció por asfixia

BARCELONA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La autopsia practicada al cadáver de Joan Guals Perrodon, hallado muerto ayer en su piso del barrio barcelonés de la Barceloneta, reveló que el hotelero fue asesinado casi con total seguridad, probablemente por asfixia, según explicaron fuentes policiales a Europa Press.

De este modo queda descartado el suicidio o la muerte natural, que en un principio entraban dentro de las hipótesis investigadas por los Mossos d'Esquadra. Al parecer, todo apunta a que la víctima, de 64 años, murió ahogada con un pañuelo que apareció atado en su cuello.

El cadáver lo encontró un amigo del fallecido a primera hora de la mañana, con signos de violencia y en su cama, en un ático del número 12 del paseo Joan de Borbó, donde la víctima vivía sola. Ahora los investigadores buscan al autor de los hechos. En el piso no había ningún desorden aparente y la puerta no estaba forzada, por lo que el móvil del robo es "descartable", según fuentes policiales.

Manel Vidal, uno de los socios de Guals en el Hotel 54, en el mismo número del paseo Borbó, explicó a Europa Press que el hotelero había trabajado hasta la noche del domingo, por lo que el homicidio tuvo lugar la noche de entre el domingo y el lunes.

Los socios del empresario se mostraron consternados ante las extrañas circunstancias que rodean el caso, y reconocieron que "no tenía problemas de salud", según señaló Vidal.

Joan Guals era conocido en la Ciudad Condal como propietario de destacadas discotecas desde finales de los años 70, y desde 2006 era copropietario del Hotel 54 junto con Vidal y Casto Portillo.

"Era una persona excelente, leal y generosa", resaltó Vidal, y, aunque la relación se limitaba a lo profesional, dijo que "es una pérdida enorme". Este socio no se explica los motivos por los que alguien podría haber matado a Guals, "todo son especulaciones", pero lamentó que se comente que ciertos aspectos de la vida privada del fallecido puedan tener relación con la muerte.

Por su parte, una vecina del bloque en el que residía Guals, Concepción Ramírez, comentó a Europa Press que Guals hacía pocos años que vivía en el bloque y "no hablaba con nadie", aunque destacó que era "educado y correcto". Otras vecinas explicaron también que el hombre era muy reservado y casi nadie en la escalera conocía su vida privada.

MUERTE PARECIDA EN BADALONA.

Esta muerte se añade a otra parecida que ocurrió el viernes en Badalona (Barcelona), donde un hombre de 56 años apareció medio desnudo y atado en su cama. En este caso, la víctima también murió asfixiada y también podía conocer a su atacante, ya que la puerta no estaba forzada.

Mariano R.Z., de 56 años, vivía en la calle París y fue visto por última vez el miércoles por sus vecinos, que no oyeron nada extraño en la quinta planta, donde vivía. El cadáver fue hallado por la madre y un familiar después de que el hombre no diera señales de vida durante unos días.