18 de febrero de 2020
12 de agosto de 2008

Un control rutinario destapa un robo violento en el domicilio de un traficante de drogas en La Llagosta (Barcelona)

BARCELONA, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un control rutinario y preventivo de los Mossos d'Esquadra destapó el pasado 29 de julio un delito relacionado con un robo violento en el domicilio de un traficante de drogas ocurrido el día anterior en La Llagosta (Barcelona) del que los detenidos serían presuntos autores.

Durante dicho control, los Mossos pararon un vehículo con tres ocupantes que presentaban "claras sospechas de tener escondidas sustancias estupefacientes". Por ello, la policía los cacheó y examinó el vehículo en el que se encontraron dos ordenadores y varios teléfonos móviles y relojes.

Asimismo, uno de los ocupantes intentó deshacerse de una bolsa de 100 gramos de cocaína al lanzarla al suelo, gesto que "no pasó desapercibido a los agentes". Los Mossos trasladaron el vehículo a comisaría y detuvieron a los ocupantes --los tres de nacionalidad española-- por un presunto delito de tráfico de drogas.

No obstante, la investigación determinó que los detenidos procedían de una vivienda asaltada con violencia e intimidación en La Llagosta (Barcelona) la noche anterior --el 28 de julio--, robo en el que, presuntamente, tres hombres armados con un cuchillo, una arma de fuego y el rostro descubierto, habrían amordazado y atado de manos a los inquilinos. Posteriormente, los ladrones habrían robado ordenadores y teléfonos móviles, entre otros objetos.

Dicho robo no había sido denunciado por las víctimas del suceso, José Antonio F.G. y su pareja Katherine J.J, por "miedo a represalias de los atracadores"; no obstante, las víctimas apuntaron los tres nombres de los detenidos Òscar H.V., Francisco P.M.C. y Albert B.F. Con este y otros indicios, los Mossos acusaron a los tres detenidos por un delito de robo con violencia.

Las investigaciones concluyeron que los 100 gramos de cocaína incautados procedían del domicilio de las víctimas, por los que ambas también fueron detenidas por un delito contra la salud pública. Además, una vez consultados los antecedentes de la pareja se supo que el hombre tenía una orden policial de búsqueda, detención e ingreso en prisión en la Audiencia Nacional.

El resto de los protagonistas del suceso pasaron a disposición judicial para los que el juez dictó prisión provisional, salvo para Katherine J.J., quien deberá comparecer ante el juez cuando sea requerida.