7 de abril de 2020
25 de agosto de 2008

Se cumplen tres semanas de búsqueda del hombre en cuya casa se encontró el cadaver de su ex novia en Gijón

La familia de la mujer piensa que el asesino está en Europa y lamenta que no se abriese antes el domicilio de Tremañes

OVIEDO, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Policía continúa buscando al J.M.C, conocido como 'el Patata', ex novio de María de León Reyes, una camarera dominicana de 37 años, que fue encontrada el pasado martes día 5 en el domicilio del hombre, en un barrio de Tremañes (Gijón). De esta forma, mañana se cumplen tres semanas desde que el cadáver fue hallado en el domicilio de su ex novio.

La mujer, que tenía dos hijos, había desaparecido en la noche del pasado miércoles día 30 de julio, tras salir del mesón en el que trabajaba. Su familia, desde un principio, apuntó sus sospechas hacia 'el Patata', un hostelero de Gijón que regentaba dos locales, de quien decían que se había obsesionado y perseguía a María de León Reyes.

Sin embargo, la Policía no entró hasta el martes día 5 en el domicilio de J.M.C. Fue entonces cuando comprobaron que allí se encontraba María de León Reyes. Encontraron su cadáver sobre la cama, desnudo, y con signos de descomposición. Durante este tiempo, la Policía no ha querido facilitar detalle alguno sobre la investigación.

FAMILIARES.

Fuentes de la familia de la fallecida apuntaron, en declaraciones a Europa Press, que la Policía les ha pedido que estén tranquilos porque están trabajando del caso. La familia piensa ahora que el principal sospechoso no se ha ido muy lejos y que está en Europa.

En todo caso, lamentaron que se hubiese esperado casi una semana en entrar en la casa de Tremañes cuando desde el primer momento dijeron a la Policía que el hostelero había sido el causante de la desaparición de la mujer. "Nosotros mismos fuimos a darle golpes a la puerta, estábamos dispuestos tirarla, pero no lo hicimos porque no queríamos problemas", dijeron.

Señalaron que 'el Patata' desapareció el mismo día que su hermana, con lo que sus sospechas ganaban enteros y por eso declararon que las autoridades "tardaron mucho" en abrir el domicilio del sospechoso, donde aparecería finalmente el cadáver. Señalaron que la contestación de la Policía antes sus demandas es que necesitaba la orden del juez. Sin embargo, dijeron que el domicilio se abrió por el fuerte olor que detectaron los vecinos de la zona, dado el tiempo transcurrido.

A juicio de la familia de María de León Reyes, el asesino tenía "absolutamente planeado" el crimen. "A lo mejor incluso está más cerca de lo que se piensa, habiendo cambiado su físico", concluyeron.