24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • 4 de abril de 2008

    Desarticulan una banda de ladrones por cometer al menos 20 robos en empresas de Cataluña, Aragón y Valencia

    Los detenidos ya fueron arrestados en la operación 'Tsunami' del verano, pero no participaron en el asalto a la casa de los Tous

    BARCELONA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Los Mossos d'Esquadra han desarticulado a una banda de ladrones que cometió presuntamente, entre el 29 de noviembre de 2007 y el 6 de marzo de este año, 20 robos en empresas y cooperativas de Lérida y en una de Fraga (Huesca). También se sospecha que asaltaron polígonos de la Comunidad Valenciana.

    Según informó hoy, la Policía catalana descubrió que el grupo, de origen kosovar, tenía seis escondites en bosques de tres comarcas de Lérida --Les Garrigues, Pla d'Urgell y Urgell-- y otras tres de Tarragona --Baix Ebre, Baix Camp y Conca de Barberà--, donde guardaban las herramientas que utilizaban para cometer los robos y los objetos sustraídos.

    El grupo escogía su objetivo, normalmente empresas en polígonos industriales pequeños y sin vigilancia, y lo vigilaba durante el día. Cuando determinaban el momento más adecuado para asaltarlo, de noche y con la empresa vacía, llegaban con dos vehículos. Uno de ellos, de avanzadilla, comprobaba que no había ningún problema para asaltar la empresa. El segundo llevaba las herramientas para entrar y forzar la caja fuerte.

    Una vez llegaban, siempre sin armas, anulaban el sistema de alarma y accedían por el lugar más idóneo: escalando un muro, mediante el método del butrón o forzando una puerta o una ventana.

    Uno de ellos se quedaba vigilando las calles de acceso a la empresa mientras los otros buscaban la caja de seguridad y la abrían utilizando un mazo, una cuña, un hacha, una barra de hierro, una palanca o una sierra radial, entre otros. Su objetivo era el dinero en efectivo y los pequeños aparatos electrónicos, como teléfonos, ordenadores portátiles, webcams y reproductores de MP3.

    Al huir, uno de los vehículos transportaba el material robado y el otro las herramientas utilizadas en el robo, para que en caso de ser interceptados por la Policía fuera más difícil imputarles el robo.

    Aunque se desconoce la cantidad exacta robada, sí se ha podido comprobar que los investigados han enviado al extranjero más de 55.000 euros en los últimos meses.

    Según explicó el inspector subjefe de Investigación Criminal de los Mossos, Josep Monteys, el grupo, muy preparado y profesionalizado, utilizaba guantes y ropa oscura para evitar ser detenidos. También se hallaron linternas, 'walkie-talkies' y teléfonos móviles que sólo utilizaban durante los asaltos.

    ANTECEDENTES SIMILARES.

    El grupo fue detectado a mediados de diciembre cuando varios controles policiales de carretera les identificaron de madrugada en sitios sospechosos y con herramientas que podían ser utilizadas para la comisión de robos con fuerza.

    Los cuatro, Bekim B., de 38 años, Idriz S., de 32, Valton J., de 36, y Danilo D.G., de 54, ya tenían antecedentes, tras ser detenidos en julio en la operación 'Tsunami', realizada entre los Mossos, la Guardia Civil y la Policía Nacional. Aunque ingresaron en prisión, en otoño ya volvían a estar en la calle y a delinquir.

    En aquel operativo, desarrollado en varias fases, se detuvo a 29 personas, 14 de las cuales participaron en el asalto, en diciembre de 2006, a la casa de la familia de joyeros Tous en Sant Fruitós del Bages (Barcelona), durante el que murió uno de los intrusos por disparos del jefe de seguridad de los Tous.

    Los seguimientos e investigaciones han permitido imputarles 20 robos en la provincia de Lleida, uno en la de Huesca, aunque no se descartan más robos en estas mismas demarcaciones, en zonas de la provincia de Tarragona donde los Mossos todavía no están desplegados y en el País Valenciano. Por ello, hoy se celebró una reunión con la Guardia Civil y la Policía Nacional para intentar descubrir más robos cometidos por la banda.

    Los Mossos comprobaron que los sospechosos no trabajaban, pero mantenían un alto nivel de vida, comiendo en restaurantes y pagando el alquiler de sus casas. Tras recopilar todos los indicios, el 26 de marzo los Mossos les detuvieron en sus casas de los barrios de Eixample Vila y Eixample Platja de Cambrils (Tarragona), donde se hallaron tres de los coches utilizados para los robos, así como documentación.

    El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Cervera (Lleida), que ha llevado las investigaciones, decretó el ingreso en prisión sin fianza para los cuatro implicados por un delito continuado de robo con fuerza y otro de asociación ilícita.