19 de febrero de 2020
12 de agosto de 2008

Un despiste se perfila como causa del accidente de autobús de Lopera (Jaén) en el que murieron cinco personas

JAÉN, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un despiste se perfila como la causa más probable del accidente de un autobús en el término municipal de Lopera (Jaén), del que mañana se cumple un año. En el siniestro murieron cinco personas y otras 45 resultaron heridas de diversa consideración.

Así lo sostiene la sección de Seguridad Vial de la Fiscalía de Jaén que se encarga del caso y que en su memoria del año pasado califica el suceso como "más trágico" de cuantos se sufrieron en las carreteras de la provincia. En el informe, recogido por Europa Press, se destaca que las primeras hipótesis apuntan a un "despiste" del conductor como causa más probable del accidente, aunque todavía se tiene que determinar si esto puede considerarse grave o leve para seguir el procedimiento.

Desde el principio fue una de las líneas de investigación más importantes, ya que días después del accidente se supo que el conductor dio negativo en el test de alcoholemia y había respetado los horarios de descanso. De hecho, había relevado en Madrid al chófer que salió de San Sebastián.

Los hechos ocurrieron sobre 16.40 horas del 13 de agosto de 2007, cuando el autobús en el que viajaba medio centenar de personas se salió de la vía y volcó en el kilómetro 344 de la A-4, sentido Sevilla, en el término municipal de la citada localidad jiennense.

El vehículo pertenecía la empresa 'Antonio Campano', con sede de San Sebastián, y tenía como destino Jerez de la Frontera en el marco de una excursión por los Pueblos Blancos de Cádiz en la que participaban viajeros de diferentes procedencias, ya que había realizado escalas en otras ciudades. De hecho, los fallecidos eran naturales de Valencia y de la Comunidad de Madrid, si bien la mayoría de los heridos era del País Vasco.

Inmediatamente se activó el Plan de Emergencias Colectivas en la provincia y apenas unas tres horas más tarde de producirse el siniestro fue evacuada la última persona que viajaba en el autocar. Los fallecidos fueron trasladados al Anatómico Forense de la capital jiennense, mientras que los heridos se repartieron entre el hospital Neurotraumatológico de Jaén, el Alto Guadalquivir de Andújar y el Reina Sofía de Córdoba.

En las tareas de rescate y asistencia participaran numerosos medios de los cuerpos de seguridad y servicios de emergencias tanto de la provincia jiennense como de las vecinas Córdoba y Granada, que se desplazaron hasta el lugar en el que, según comentaba la alcaldesa de Lopera, Isabel Uceda, se vivía una situación "desoladora".