17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 2 de marzo de 2009

    Detenidos por propinar una paliza a cinco agentes de la Policía Nacional de Huelva pasan a disposición judicial

    HUELVA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

    Los detenidos --un matrimonio y sus dos hijos, uno de ellos menor de edad-- por propinar una paliza a cinco agentes de la Policía Nacional en el día de ayer en la calle Gonzalo de Berceo, ubicada en la barriada de la Orden en Huelva, pasarán hoy a disposición judicial.

    Así lo explicaron a Europa Press fuentes de la Policía Nacional, quienes indicaron que el agente que fue trasladado a un centro de urgencias por un traumatismo "fuerte" en la cabeza, debido al impacto de una pedrada, ya ha sido dado de alta.

    Los hechos se desencadenaron cuando a las 12,30 horas de ayer dos de estos agentes patrullaban por la citada calle y, tras observar a dos personas que les resultaron "sospechosas", les pidieron que se identificaran. Tras comprobar que los dos eran hermanos y uno de ellos era menor, el mayor de edad salió corriendo huyendo de los agentes.

    En ese momento, uno de ellos lo alcanzó y procedió a tumbarle en el suelo para interceptarlo, momento en el que empezó a salir gente --unas 80 personas-- de las viviendas de la zona armados con palos, piedras y bates de béisbol para atacar a los agentes.

    Debido a ello, los efectivos pidieron refuerzos para poder defenderse ya que estas personas mantenían una actitud "muy agresiva" contra ellos y llegaron a temer por su integridad física. Así, cuatro minutos más tarde llegaron más agentes, quienes tuvieron que utilizar sus porras e incluso dar tiros al aire para poder disolver la pelea.

    Por su parte, el secretario provincial de la Confederación de Policía (CEP) en Huelva, Rafael Álvarez Gutiérrez, indicó que la Policía Nacional se va a personar como acusación particular contra los detenidos pues sus compañeros agredidos estaban realizando un servicio de seguridad a todos los ciudadanos y "no se puede consentir los golpes y los insultos que han recibido". En estos momentos, "el barrio está tranquilo", concluyó.