19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 7 de noviembre de 2009

    Detienen a un atracador que se hacía pasar por enfermo terminal y amenazaba con inmolarse para cometer robos

    MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Agentes de Policía Nacional han detenido a un hombre acusado de cometer diez robos, ocho de ellos en farmacias, haciéndose pasar por enfermo terminal. Para cometer los atracos, entraba en el establecimiento con la cara vendada, mostraba una nota manuscrita en la que decía que era enfermo terminal y que se inmolaría si no le entregaban el dinero de la caja, ya que llevaba nitroglicerina y podía hacerla estallar y, si en un primer momento no conseguía su propósito, exhibía un arma de fuego.

    Según informó hoy la Jefatura Superior de Policía de Madrid, el detenido es Juan Antonio B.M., de 50 años, y fue arrestado al ser sorprendido 'in fraganti' en un atraco en San Blas.

    Las investigaciones comenzaron el pasado mes de agosto, cuando agentes del Grupo XIII de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid recibieron una serie de denuncias de atracos cometidos por un individuo que se hacía pasar por enfermo terminal y que amenazaba con inmolarse si no le daban el dinero de la recaudación.

    La investigación se vio dificultada debido a la forma de actuar del autor ya que, al cubrirse el rostro con una venda, las víctimas y testigos no podían reconocerle, y al usar siempre guantes, era imposible la identificación por huellas.

    Por ello, los agentes conformaron un dispositivo de vigilancia tendente a conseguir la identificación y detención del sospechoso. Para llevar a cabo el operativo, contaron con la colaboración de los agentes de las comisarías de distrito afectadas.

    A finales de octubre, agentes de la Comisaría de San Blas eran alertados de la comisión de un robo con violencia e intimidación en una farmacia. Rápidamente acudieron al lugar, y sorprendieron al detenido cuando huía corriendo del lugar ataviado con las vendas que cubrían su rostro y con el botín y la pistola encima. En el momento de su arresto estaba acompañado por Angel G.H., de 31 años, que también fue detenido como presunto autor del robo.

    Ya en el trámite de diligencias, Juan Antonio ha sido reconocido como el presunto autor de diez robos con violencia e intimidación perpetrados con un "modus operandi" similar. Tanto él, como Ángel G.H. cuentan con diversos antecedentes policiales y han sido puestos a disposición judicial.