29 de febrero de 2020
30 de noviembre de 2008

El Gobierno pide un "seguimiento más estrecho" de los maltratadores si hay un "elevado riesgo" de reincidencia

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente, pidió hoy un "seguimiento más estrecho" para los maltratadores, especialmente en el caso de que tengan un "elevado riesgo" de reincidencia después de haber sido condenados por otras agresiones con anterioridad.

"Es necesario un seguimiento estrecho de los maltratadores, sobre todo cuando el riesgo de nuevos ataques es elevado", manifestó Lorente en declaraciones a Europa Press, después de que ayer fuera asesinada una mujer por su pareja, un hombre que se encontraba de permiso penitenciario cumpliendo una condena por malos tratos en Pontevedra.

El responsable del Gobierno especificó que los programas de reeducación son indispensables para la lucha contra el maltrato doméstico e hizo hincapié en que la causa de la violencia doméstica no es una alteración de la conducta del agresor sino que se debe a un acto consciente.

Lorente explicó que se desconocen las causas que motivaron que el dispositivo de localización que llevaba colocado el agresor no saltara.

No obstante, el delegado del Gobierno para la Violencia de Género resaltó la utilidad del dispositivo GPS, que evita todo contacto entre maltratada y su pareja, y no sólo que los agresores se acerquen a determinados lugares frecuentados por la víctima.

"ACTITUD COMPROMETIDA" DE LOS VECINOS

Lorente también destacó la actitud "comprometida" de la sociedad ante los malos tratos, en este caso de los vecinos de la mujer asesinada que intentaron defenderla de su agresor, que deja patente "que existe un rechazo claro de los agresores y que su conducta no quedará impune".

El último caso de violencia doméstica supuso el asesinado ayer de una mujer en la localidad de Pontecaldelas (Pontevedra) a manos de su novio, M.C.D., un interno de la cárcel pontevedresa de A Lama, que se encontraba de permiso desde el pasado jueves.

El hombre, que fue detenido en la parroquia de Mourente, hirió de gravedad a otras dos en la parroquia de Mourente, a donde se dirigió para intentar localizar a su ex mujer, de la que tenía una orden de alejamiento, y que en ese momento no se encontraba en el lugar.

Asimismo, los allí presentes pudieron comprobar que el detenido, que confesó que anteriormente había dado muerte a su novia en la vecina localidad de Pontecaldelas, portaba en su muñeca una pulsera de control para evitar que se acercara a su ex esposa, de quien tenía una orden de alejamiento, pero que, al parecer, no se activó.