7 de abril de 2020
17 de marzo de 2008

La Guardia Civil asegura que la interceptación del inmigrante ahogado en Ceuta está grabada "íntegramente"

La Guardia Civil asegura que la interceptación del inmigrante ahogado en Ceuta está grabada "íntegramente"
GUARDIA CIVIL

CEUTA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

Fuentes de la 410 Comandancia de la Guardia Civil con sede en Ceuta subrayaron hoy que la interceptación y rescate de los cuatro inmigrantes irregulares que fueron localizados por su ServicioMarítimo la noche del 25 de septiembre cuando intentaban llegar a nado a la ciudad española, uno de los cuales acabó falleciendo por ahogamiento, está grabada "íntegramente" por el circuito interno decámaras del perímetro fronterizo.

"El caso llegó a los Juzgados en su momento y, tras la declaración de los agentes, las diligencias fueron archivadas", según recordaron a Europa Press fuentes de la Comandancia, quienes aseguraron que el Instituto Armado no tiene dudas respecto a la corrección de la actuación de sus tres agentes después de que ayer se supiera que la Fiscalía General del Estado ha ordenado a la de Cádiz y Ceuta investigar el asunto por su posible "trascendencia penal".

Una patrulla del Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Ceuta localizó esa noche a cuatro inmigrantes cuando, de dos en dos, intentaban llegar desde la vecina localidad marroquí de Beliones a las costas ceutíes. Según la versión oficial de los hechos que difundió al día siguiente la Delegación del Gobierno, los inmigrantes, enfundados en trajes de neopreno, "habían aprovechado la madrugada para intentar introducirse en la ciudad".

"El grupo fue atisbado por efectivos de la Benemérita con las cámaras térmicas, dando aviso de la situación a las fuerzas marroquíes", según relataron fuentes oficiales, quienes detallaron que, "dado el mal estado en que se encontraba uno de ellos, se le dio traslado al puesto de vigilancia de la Benemérita en Benzú en donde los sanitarios del 061 intentaron reanimarle sin éxito alguno, falleciendo pocos minutos después".

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) puso el asunto en conocimiento del Defensor del Pueblo, que tras las indagaciones oportunas trasladó el caso a la Fiscalía General del Estado, que a finales de diciembre encargó a la Cádiz y Ceuta investigar si los guardias civiles podrían haber incurrido durante su intervención en un homicidio imprudente por pinchar el salvavidas del inmigrante fallecido, un senegalés de 29 años, y volver a arrojarle al agua cerca de la costa marroquí después.