28 de marzo de 2020
11 de septiembre de 2008

El hombre hallado muerto en el pantano de Iznájar (Córdoba) cayó al agua desde un barranco a 50 metros de altura

CÓRDOBA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El hombre de 36 años y vecino de Archidona (Málaga), M.A.L.P., cuyo cadáver fue hallado en la tarde de ayer por efectivos de los GEAS de la Guardia Civil a diez metros de profundidad en las aguas del pantano de Iznájar (Córdoba), cayó al mismo desde un barranco a 50 metros de altura.

De hecho, según informó hoy el Instituto Armado en un comunicado, a expensas del resultado de la autopsia, no se puede determinar todavía si la causa de la muerte fue el ahogamiento o si ésta le sobrevino como consecuencia de los golpes contra rocas y piedras que sufrió durante la caída al pantano desde el citado barranco y que le provocaron diversas heridas en la cabeza y en las piernas.

El fallecido desapareció de su domicilio en Archidona el pasado martes, pues, tras salir para dar un paseo, no volvió a su casa a cenar, siendo denunciada su desaparición por su esposa, siendo otro familiar el que, tras varios contactos telefónicos con M.A.L.P., logró encontrar su coche, abierto, con las llaves puestas y la radio encendida, estacionado en la cuneta de la carretera A-333, en el kilómetro 48. En concreto, el vehículo estaba en una explanada situada a unos 100 metros del puente Agromán, en la cola del pantano de Iznájar, y dio aviso de ello al Servicio de Emergencias 112.

Ese mismo día la Guardia Civil se hizo cargo de la búsqueda del desaparecido, pero, tras rastrear sin ningún resultado la zona donde fue hallado el coche, la búsqueda hubo de ser interrumpida durante la noche, dado lo abrupto del terreno, reanudándose a las 8.00 horas de ayer miércoles. A la búsqueda se sumaron entonces miembros de las policía locales de los municipios malagueños de Archidona, Cuevas de San Marcos y Villanueva de Tapia.

El dispositivo rastreó los alrededores de dos puentes próximos del pantano, por si hubiera caído por alguno de ellos, así como las orillas de las colas del pantano, carreteras, cortijos u otros lugares susceptibles de poder pasar la noche, con resultado negativo.

Tras valorar la situación, el responsable del dispositivo solicitó el apoyo de un equipo GEAS de la Zona de la Guardia Civil de Andalucía, con base en Sevilla, para ampliar el rastreo al fondo del pantano y apoyarse con los técnicos en actividades subacuáticas.

Sobre las 19.40 horas de ayer, el equipo GEAS, durante una de las inmersiones en la zona, localizó el cuerpo de M.A.L.P., a unos diez metros de profundidad. Dado lo escarpado del terreno y con la preceptiva autorización judicial, los efectivos del GEAS de la Guardia Civil trasladaron el cadáver a una de las playas próximas, a fin de proceder a su levantamiento.

El cadáver presentaba varias heridas en la cabeza y las piernas, producidas probablemente por la caída desde la explanada donde se encontraba el vehículo, un barranco de unos 50 metros de altura con rocas y piedras. Por el momento se está a la espera del informe forense para determinar las causas de su muerte.