25 de febrero de 2021
24 de julio de 2014

El homicida de dos personas en el centro de Madrid declara que hubiera seguido matando de no haber sido detenido

La Policía encuentra los cuchillos empleados por el asesino en el Metro y en un tejado

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía ha encontrado en un andén del Metro de Gran Vía y sobre un tejado en un inmueble de Vallecas las armas blancas empleadas por el doble homicida del centro de Madrid, que el pasado 16 de julio apuñaló a un compatriota cubano en la calle Pozo y dos días hacía lo mismo con otro hombre, de la misma nacionalidad, en la calle Tetuán.

La Jefatura Superior de Policía de Madrid ha informado a Europa Press de que el detenido como presunto autor de dos homicidios en grado de tentativa, Alain S.R., de 37 años y nacionalidad cubana, declaró que si no hubiera sido detenido habría continuado matando.

El detenido, consumidor habitual de estupefacientes, manifestó ante las autoridades que se creía en la obligación de hacer frente a quienes responsabilizaba de decisiones políticas injustas. Se encuentra en prisión preventiva.

Los antecedentes de Alain S.R. incluyen 82 detenciones con cuatro identidades diferentes. Sus víctimas permanecen aún hospitalizadas y en estado de extrema gravedad.

La investigación se inició el pasado 16 de julio, cuando los agentes tuvieron conocimiento del apuñalamiento de un varón sobre las 13 horas en la céntrica calle Pozo. Tanto los testigos de lo sucedido como la propia víctima, una vez se la pudo escuchar en declaración en el hospital dos días después del suceso, identificaron al presunto autor de los hechos.

Paralelamente, dos días después y sobre la misma hora, los agentes volvieron a tener conocimiento de otro apuñalamiento, en esta ocasión en la calle Tetuán, también del distrito Centro.

La descripción física aportada por los testigos coincidía plenamente con la de Alain, por lo que se estableció un dispositivo de localización y búsqueda dando sus frutos dos horas más tarde. Se dio con él cuando transitaba por la calle Espoz y Mina.

Una vez en dependencias policiales, el arrestado reconoció de manera espontánea la autoría en ambos sucesos. También informó a los policías sobre el lugar donde había escondido las armas blancas con las que los había cometido, encontrándose uno en un andén de la estación de metro de Gran Vía y el otro sobre un tejado de un inmueble ubicado en la calle Salador Martínez Lozano.

Para leer más