3 de agosto de 2020
26 de febrero de 2009

Piden cinco meses de cárcel a un hombre por obligar a su padre nonagenario a vivir en condiciones insalubres

BARCELONA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un hombre se enfrenta a cinco meses de prisión por no cuidar de su padre nonagenario durante los cuatro años que vivieron juntos en un piso de Cornellà de Llobregat (Barcelona), que no reunía las condiciones mínimas de salubridad, según explicaron hoy la trabajadora social y el policía local que entraron en la vivienda para llevarse al anciano a una residencia.

La vista se celebró en el Juzgado Penal número 1 de Barcelona y el acusado, Manuel G.M., no compareció, por lo que fue juzgado en ausencia al enfrentarse a una pena menor. El anciano, que ahora tiene 93 años y sufre Alzheimer, tampoco pudo asistir al juicio a causa de su delicado estado de salud.

Una trabajadora social explicó que en 2004 solicitaron a un juez la incapacitación del anciano para poder ingresarlo en una residencia pues sufría un deterioro cognitivo de larga duración y necesitaba que alguien supervisara sus actividades cotidianas. Sin embargo, su hija se opuso y, además, Manuel G.M., en paro y alcohólico, rechazó la ayuda que le ofrecieron para encontrar trabajo y desintoxicarse.

El fiscal sostiene en su escrito de acusación, que durante cuatro años Manuel G.M. no cuidó de su padre, quien vivía "en un estado permanente de absoluta desatención higiénica, de falta de cuidados médicos, pobre situación dietética y de pésima condiciones de salubridad de la vivienda" que compartían en la plaza de Reus de Cornellà.

El 5 de abril de 2007, la Policía Local denunció al acusado y dos agentes, acompañados de la trabajadora social, fueron al domicilio. Unos vecinos les dijeron que el procesado había salido y fueron a buscarlo, encontrándolo en un bar. Cuando lograron entrar, descubrieron que la vivienda olía a orina, que no había luz, agua ni gas, y hallaron restos de comida en distintas habitaciones.

El hombre, que en ese momento reconoció que su hijo le pegaba pero que no ha querido volver a hablar del tema --según dijo la trabajadora social-- fue trasladado en ambulancia al Hospital de Bellvitge, donde permaneció un día ingresado, y posteriormente, a un centro residencial.