13 de diciembre de 2019
  • Jueves, 12 de Diciembre
  • 27 de febrero de 2009

    Vuelven a sus casas los vecinos desalojados por el incendio del Teatro Princesa de Valencia

    VALENCIA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Los vecinos de que tuvieron que ser desalojados esta madrugada por el incendio que provocó la destrucción del Teatro Princesa de Valencia, que ya se ha dado por extinguido, ya han vuelto a sus casas tras comprobarse que no existía peligro de derrumbe para sus viviendas, según informaron hoy fuentes del Cuerpo Municipal de Bomberos, que destacaron que no hubo que almentar ningún herido.

    No obstante, en estos momentos permanecen en el lugar seis unidades del Parque de Bomberos, que fueron alertados en un primer momentos por los vecinos, en el lugar para, para con la luz del día proseguir con las tareas de inspección, así como para proceder al enfriamiento de los cascotes y restos del edificio.

    El fuego, que se declaró poco antes de las tres de esta madrugada, destruyó totalmente el edificio ubicado en el número 6 de la calle Murillo, que al parecer estaba deshabitado, y la nave del Teatro Princesa, con derrumbamiento de la cubierta y desaparición de la platea.

    Asimismo, se procedió al desalojo por precaución a los vecinos de los inmuebles colindantes, los números 8, 10 y 12 de la calle Murillo y 3, 4, 5 y 7 de la calle Rey don Jaime, que una vez se ha comprobado que no existe peligro, ya han retornado a sus casas. Hasta el lugar, se movilizaron un total de 11 vehículos, seis del Parque central, dos del Parque Norte, dos de Campanar y uno del Parque Oeste para proceder a las tareas de extinción.

    El Teatro Princesa, propiedad de la familia Soriano, se encuentra situado en la calle Moro Zeit, cerca de las Torres de Quart, en el antiguo barrio de Velluters. Se trata de uno de los primeros teatros de la ciudad, y su construcción data del año 1853. El arquitecto que diseñó el edificio fue Jose Zacarías Camaña. Actualmente conserva únicamente un valor histórico-ambiental. El edificio, de interés arquitectónico, se encuentra deshabitado y en un estado deteriorado.