13 de agosto de 2020
29 de junio de 2008

Olvide el plasma y el LCD, el televisor del futuro se llama OLED

Olvide el plasma y el LCD, el televisor del futuro se llama OLED
SAMSUNG
Foto de la Noticia
Foto: Samsung + Ampliar

   MADRID, (OTR/PRESS)

Los televisores de plasma y LCD han tardado en imponerse en el mercado pero cada vez son más habituales en los hogares de todo el mundo. Comparados con los voluminosos televisores de tubo, las pantallas planas resultan increíblemente delgadas aunque los modelos actuales son sólo un aperitivo de cómo serán en el futuro. Las compañías ultiman los diseños de unos televisores basados en una nueva tecnología que permitirá un tercio del grosor que los actuales y que serán más económicos, ecológicos y con una calidad de imagen superior.

   Los televisores OLED (Organic Lift Emitting Diode) serán la tecnología que liderará este mercado en el futuro gracias a un compendio de ventajas sobre los modelos actuales. Se puede usar como dispositivo de salida de imagen o como simple fuente de luz y su gran ventaja es que, mediante componentes orgánicos autoluminescentes, prescinde de retroiluminación, que sí necesitan las actuales pantallas de plasma y LCD.

   Este cambio permite que los OLED ofrecan una serie de ventajas que les hace firmes candidatos a tomar la delantera en la industria de las pantallas de ordenadores y televisores. Este tipo de tecnología permitirá que sean más delgados (Entre una tercera y cuarta parte) y flexibles, lo que significa menos peso y mayor comodidad para el usuario. Sin embargo, también representa nuevas posibilidades para los diseñadores. La tecnología OLED dará de sí pantallas que se puedan doblar, lo que abre un sinfín de posibilidades.

   Además, la calidad de imagen será superior en este tipo de televisores, que ofrecerán más brillo y contrastes. Sin embargo, la mejora más atractiva de esta tecnología es que resultarán más económicos en el futuro que los de plasma y LCD, ya que los materiales orgánicos que se emplean resultan más baratos que los elementos que se usan en la actualidad. Por si fuera poco, su consumo energético será menor, con lo que significará un ahorro en la factura eléctrica, mayor duración de la batería en dispositivos móviles y una menor huella ecológica.