14 de octubre de 2019
  • Jueves, 2 de Julio
  • Miércoles, 1 de Julio
  • Martes, 30 de Junio
  • 7 de abril de 2008

    Los expertos creen "inverosímil" que España cumpla el plazo para apagón analógico




       MADRID, (EUROPA PRESS)

       El catedrático de Comunicación Audiovisual de la Universidad Complutense de Madrid, Enrique Bustamante, ha asegurado que es "inverosímil" que cuando llegue la fecha del 'apagón' analógico -el 3 de abril de 2010- todos los hogares y plataformas cumplan la conversión a radio y televisión digital, y cree que esto supondrá un "cierto fracaso" para el Gobierno.

       En declaraciones a Europa Press Televisión, opinó que "es bastante probable que no se cumpla", lo cual, si se compara con Estados Unidos o Italia, que han prorrogado los plazos del apagón, "no sería un grave problema político". "El problema no es que tardemos 2 ó 3 años más, sino que estamos en vías de despreciar o despilfarrar las grandes potencialidades de la Televisión Digital Terrestre", concretó.

      Hasta el momento, según los datos oficiales existe la posibilidad de que se cubra, según comentó, el 85 por ciento de la población española, pero el share sólo alcanza al 11 por ciento. "Ningún Gobierno sin vocación suicida puede apagar la televisión analógica sin que la inmensa mayoría de la población vea la televisión digital", sentenció.

       Como ejemplo de lo lento que transcurre el camino hacia la digitalización televisiva, utilizó el caso de las televisiones locales, que en un principio en 2008 tendrían que empezar "a emitir sólo en digital". "A penas conozco algún raro caso de las mil televisiones locales previstas en España que emite algo en digital", puntualizó.

       Por otro lado, preguntado por el potencial que supone la TDT, el catedrático explicó que este formato de emisión y recepción ofrece "la gran oportunidad de acceso a una televisión mucho más rica, multicanal, más diversa y además es la gran puerta de la sociedad de la información universal para toda la sociedad española".

       Según Bustamante, en este cometido debe jugar un papel importante la televisión pública, pero añadió que hoy en día la aportación de la pública es "bastante pobre" porque el Gobierno no le ha otorgado "licencias, ni recursos suficientes".

       A esto, añadió que el "papel de la privada está desdibujado" porque incumple su "compromiso teórico de programación novedosa" mediante "programas rancios absolutamente amortizados en el mercado".

       De esta forma, concluyó que el proceso de reforma democrático que se suponía iba a dar RTVE, donde él participó, no se cumple al no haberse constituido una Ley General Audiovisual que organice la concesión de licencias o cree un Consejo Audiovisual independiente.