31 de octubre de 2020
6 de febrero de 2020

El control de los apartamentos turísticos congela la oferta pero dispara un 31% los ingresos, según Hosbec

El control de los apartamentos turísticos congela la oferta pero dispara un 31% los ingresos, según Hosbec
Detalle del estudio en la zona de la Malva-rosa - HOSBEC

VALENCIA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El control de la comercialización turística de apartamentos en València ha tenido efectos positivos al congelar la oferta disponible durante 2019, ya que el número de viviendas comercializadas apenas ha crecido un 1 por ciento, si bien los ingresos se han disparado un 30% hasta rozar los 100 millones de euros en este último año, según el informe de BigDataHosbec sobre la actividad de las principales plataformas de comercialización de apartamentos turísticos en las zonas turísticas de la Comunitat Valenciana.

En el caso de València, el informe refleja que el pasado año había una media de 7.193 alojamientos turísticos privados publicitados tanto en Airbnb como en HomeAway, las principales plataformas. Un 71,7% se clasificaba como casas enteras, un 27,9% habitaciones privadas y el resto en habitaciones de uso compartido.

La mayor afluencia de la oferta se concentraba en la zona costera, concretamente, en la Malva-rosa y Poblats Marítims, con una suma de 2.110 alojamientos, cifra que aglutina un 29,9% del total. La ocupación media se situó en el 70% y con una demanda estable, que "suaviza" la estacionalidad característica de los destinos de playa.

Aunque agosto es el mes más destacado en cuanto a reservas de casas enteras, le sigue de cerca y fuera de temporada estival marzo, demanda asociada al reclamo turístico de las Fallas. Las casas enteras alcanzan su precio medio diario más alto en agosto, con 94 euros, seguido de julio, con 90 y marzo, con 89. Esta oferta da como resultado un ingreso total de más de 96 millones de euros, casi 23 millones más que en 2018, lo que supone un aumento del 31%.

A juicio de Hosbec, con estos datos, "el 'mantra' del Airbnb que permitía a los usuarios prestar su domicilio habitual o estacional a precios competitivos logrando una colaboración y participación entre individuos y una integración del turismo entre la población ha sido completamente desvirtuado".

En esta línea, la asociación hotelera señala que esta actividad "se lleva a cabo por pocos gestores de propiedades de la plataforma" y detrás "se esconden grandes grupos empresariales de capital privado que comercializan con las viviendas como alojamientos de carácter turístico, sin tener un propietario fijo que habitualmente habite o se aloje en la vivienda".

De acuerdo con estos datos, en 2019 en València se ha producido "un control y contención de la comercialización indiscriminada de viviendas en canales turísticos" y la oferta disponible se quedó en 7.193 propiedades, un 1% más. De ellas, 5.160 se refieren a viviendas completas mientras que 2.033 son referencias a habitaciones privadas y compartidas.

La vivienda tipo que se comercializa más frecuentemente es una de dos dormitorios que aloja una media de cinco huéspedes en cada operación. Otra característica que asemeja este tipo de oferta con la propiamente hotelera son las políticas flexibles de cancelación que prácticamente se aplican a casi el 80% de la comercialización.

"HOTELIZACIÓN DE VIVIENDAS"

Además, el 85% de la oferta comercializada permite estancias de tres días o menos "lo que refleja claramente el fenómeno de la hotelización de las viviendas, no de una actividad residencial", han indicado.

Las zonas que mayor número de viviendas aglutinan son Ciutat Vella, con 1.729 propiedades; playa de la Malva-rosa, con 993 propiedades y Poblats Marítims, 1.117 propiedades.