24 de octubre de 2020
9 de enero de 2020

Vecinos de Valencia presentan 200 peticiones para mejorar la regulación de apartamentos turísticos

Vecinos de Valencia presentan 200 peticiones para mejorar la regulación de apartamentos turísticos
Imagen de recurso de apartamentos turísticos - ARCHIVO

VALENCIA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Entrebarris ha presentado al Ayuntamiento de València casi 200 aportaciones individuales para que mejore la regulación de los apartamentos turísticos en la futura ordenanza municipal, con el objetivo de "mostrar es el malestar de la ciudadanía".

Se trata del resultado del proceso abierto por el consistorio para que la ciudadanía diera su opinión sobre la futura norma reguladora de los mecanismos de control y las condiciones de implantación del uso terciario de la vivienda de uso turístico, detalla la organización en un comunicado.

Con una semana de margen y "en plenas vacaciones de Navidad", la asociación ha logrado alrededor de 175 aportaciones dirigidas al Ayuntamiento de València para que esta ordenanza tenga presente la opinión de los vecinos.

Entrebarris considera que su aprobación es necesaria y oportuna "si tiene como objetivo frenar la especulación de la vivienda en València y la expulsión del vecindario de los barrios, hecho que debería de ser prioritario en las políticas municipales", por lo que espera que el Ayuntamiento dé una respuesta "adecuada y coherente".

Para la plataforma, los puntos que debería de incluir la ordenanza son, por un lado, la regulación efectiva de los apartamentos turísticos, el cierre de "todos los ilegales" y la consecuente sanción hacia todos los que "operan ilegalmente".

También pide que se tenga en cuenta "la presión turística sobre determinados barrios y la declaración de zona turísticamente saturada, con la consecuente moratoria por apartamentos y otros establecimientos dedicados al turismo, de Russafa, Ciutat Vella y El Cabanyal, junto a las medidas oportunas para parar esta turistificación".

Además de consensuar con el vecindario de cada barrio ratios de apartamentos turísticos cada cien viviendas para disminuir la presión, Entrebarris quiere que se establezca una moratoria de licencias en toda la ciudad.

En la misma línea, "prohibir el cambio de uso de edificios residenciales habitados a turísticos para proteger los locatarios y evitar así las expulsiones de las vecinas de sus casas para utilizar estas como apartamentos turístico". A su juicio, esta medida tiene que ser disuasoria para "las grandes fondos de inversión, fondos buitre e inmobiliarias que ven Valencia como un mercado de la vivienda a explotar".

TASA TURÍSTICA

Paralelamente, apuesta por la aplicación de una tasa turística por pernoctación, con beneficios destinados al aumento del parque público de vivienda, y un incremento de la transparencia en la información alrededor de estas viviendas: un censo municipal público y accesible vía web, con opción mapa, un procedimiento de información/denuncia accesible y datos de seguimiento de incidencias públicas.

Entrebarris demanda que se facilite la participación ciudadana en el control de ilegalidades, mediante el procedimiento de información/denuncia de pisos no legalizados, y velar por la compatibilidad y actualización de los dos registros, autonómico y municipal, con el objetivo de que ninguna vivienda de este tipo aparezca en el autonómico y no en el municipal.

Otras de sus peticiones son que la ordenanza registre la aplicación de la retroactividad para las licencias en trámite o fijar un porcentaje máximo por bloque de viviendas, teniendo en cuenta que "nunca podrán estar por encima de la primera planta y no podrán existir bloques enteros".

Finalmente, no aprobar el cambio de uso a terciario a los bloques que ahora ejercen con uso residencial como apartahoteles o edificios enteros, restringir el uso de la vivienda exclusivamente destinada a alquiler vacacional a 30 días por año y obligar a las empresas que ofrezcan pisos turísticos a cumplir con esta medida, bajo la presión de sanciones económicas significativas.

Más allá de la ordenanza, Entrebarris cree que el Ayuntamiento tendría que tomar otras medidas, como establecer una moratoria de implantación de estas viviendas en la ciudad desde enero de 2020 hasta que se apruebe la nueva normativa. Esta moratoria tendría que afectar también a las licencias en trámite; es decir, aumentar la dotación de inspectores y hacer una contrata para un análisis de la situación y las consecuencias por barrios, atendiendo a la carencia de análisis público.