20 de noviembre de 2019
  • Martes, 19 de Noviembre
  • 18 de octubre de 2019

    Nueve restaurantes en Madrid para refugiarse este otoño

    Nueve restaurantes en Madrid para refugiarse este otoño
    Restaurante My Way en MadridMY WAY - ARCHIVO

       MADRID, 18 Oct. (EP TURISMO) -

       Con la llegada del otoño muchos restaurantes aprovechan para renovar sus propuestas gastronómicas y llegan nuevos locales para dinamizar la restauración madrileña. Aquí os ofrecemos algunas recomendaciones para disfrutar de las primeras semanas otoñales.

       Para los que busquen una cocina arriesgada y valiente, nada mejor que disfrutar de las creaciones de Javier Aranda en una renovada La Cabra (c/Francisco de Rojas, 2), donde busca sorprender al comensal con la parte "divertida" de la gastronomía.

       Entre estas propuestas figura su versión del bocadillo de calamares a la inversa a base de pan suflado relleno de mayonesa de lima y de jalapeño con los aros de calamar de potera por fuera, unos a la andaluza y otros a la plancha previamente infusionados en mojito, su croissant de cocochas al pilpil, sus arroces –de marisco y de codornices de Las Landas– o parpatana de atún al Josper. Y para los que quieran alargar la velada, podrán disfrutar de la nueva zona de coctelería.

       Otra de las novedades para este otoño en la capital llega de la mano del chef argentino Javier Brichetto con la apertura de Piantao (Paseo de la Chopera, 69) enfrente del Matadero y Madrid Río para traer a la capital un trocito de la auténtica parrilla argentina.

       Una parrilla vista, contemporánea, diseñada por el propio Brichetto, en la que se combinan diferentes métodos de cocción y de la que salen platos que conjugan tradición y modernidad y donde degustar carnes con diferentes cortes, además de otros platos como la empanada criolla cortada a cuchillo o el chorizo chacarero, maridados con vinos argentinos.

       El 'brunch' siempre es una buena opción para disfrutar del fin de semana con amigos. En Hielo y Carbón, el restaurante de Hyatt Centric Gran Via Madrid (c/Gran Vía, 31) presenta una propuesta que se sirve en tres fases: The Ice Table (una tabla para compartir compuesta por diez platos diferentes como quesos, jamón o guacamole), The Principals (donde elegir entre una clásica burger hecha en el horno de carbón o el icónico bocadillo de calamares o huevos a baja temperatura con patata pochada y espuma de boletus), para cerrar con The Desserts (tortitas con chocolate, plátano y nata, brownie de chocolate, aceite de oliva y helado de giandugia).

       Para los que echan de menos el verano y la playa, Dani García trae a la capital un trocito de la costa malagueña con Lobito de Mar (c/Jorge Juan, 10) donde presenta una propuesta centrada en el producto del mar, en la que figuran espetos, arroces y algunas novedades como los embutidos marinos. El local ofrece dos propuestas diferenciadas: en la barra, pensada para tapear y para un picoteo informal, donde degustar desde espetos al pescaíto frito, mientras que en sala se puede disfrutar de sus arroces, mariscos, frituras andaluzas, y recetas con atún.

       Y si lo que buscas son buenas vistas, My Way (c/Gran Vía, 42) es una gran opción para disfrutar de una espectacular panorámica otoñal de Madrid por la tarde-noche y de la propuesta gastronómica del chef Joaquín Felipe. Un espacio que recrea el glamour canalla del Madrid de los años 50, mientras se disfruta de un menú degustación con opciones para compartir que varía con las semanas y que se nutre de ingredientes de temporada.

       Mientras, los que prefieran una propuesta más exótica nada mejor que dejarse seducir por la cocina india auténtica en Benares (c/Zurbano, 5), donde degustar platos como el curry chicken Tikka Masala, el pescado Tikka, marinado en cilantro y jengibre, hoja de curry y cilantro o la chuleta de cordero asada al Tandoor y servida con trigo tierno, mostaza y cilantro. Para tapear, en su bar se puede disfrutar de una amplia carta de bebidas y compartir platos como la samosa patata, el naan de chipirones o 'Fish Pakora', una fritura de pescado rebozada en harina de garbanzo y semillas de hinojo, y mayonesa al curry.

       Por su parte, Astrolabius (c/Serrano, 118) es una opción para disfrutar de la fusión de la tradición con la creatividad del chef peruano Omar Malpartida, y en el que se conjuga el buen producto nacional y la informalidad. Un local donde dejarse sorprender y compartir platos la gamba blanca de Huelva en falso salpicón con salsa 'bloody-tiger' (mezcla de Bloody Mary con leche de tigre), el taco de mollejas de ternera maceradas con salsa asiática y ají panca o el socarramen de carabinero (una especie de ramen 'socarrao' sobre fondo de marisco y con carne de carabinero a la brasa, tirabeques, rábano encurtido, ajíes y chiles), entre otros.

       Asimismo, Ángel León, tres estrellas Michelin, renueva su menú este otoño en el Hotel Urban (Carrera de San Jerónimo, 34) con la incorporación de los pescados de esteros en 'Grandes Frituras'. El 'chef del mar' busca en el Glass Mar sorprender a los comensales con platos como el pesto de salicornia y sus dips, 'A qué sabe el océano', los buñuelos de lechuga de mar o el pescado de estero en Gran Fritura y mojo rojo o verde para comer al pellizco, entre otros y que marida con vinos del sur como la Manzanilla San León, Palo Cortado 1822, Oloroso Aurora y Pedro Ximénez 1822.

       También, el chef peruano Luis Arévalo celebra el primer año de Gaman (Plaza San Amaro, 8), su último proyecto donde destaca su menú de nigiris. Los comensales disfrutarán a modo de 'showcooking' de este menú, que se compone de aperitivo, dos gzoyas a elegir, una selección de 16 niguiris, que cambian según las preferencias del chef y de lo que encuentra en el mercado, un temaki y postre.