14 de diciembre de 2019
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 15 de noviembre de 2019

    Platos de cuchara para paliar los efectos del temporal de frío en Madrid

    Platos de cuchara para paliar los efectos del temporal de frío en Madrid
    Sopa castellana con huevo escalfado de Carbón Negro - CARBÓN NEGRO - ARCHIVO

       MADRID, 15 Nov. (EP TURISMO) -

       Bajan las temperaturas en España y con la llegada de este temporal apetece disfrutar de platos de cuchara para paliar el frío y conseguir entrar en calor. Así que aquí van algunas recomendaciones para olvidar el frío cerca de los fogones y al calor de ollas en ebullición.

       Para estos días nada mejor que entrar en calor con un cocido madrileño en un ambiente tradicional como Malacatín (c/Ruda, 5). A fuego lento y sin prisa, así preparan desde hace más 100 años el cocido en el local, donde los clientes pueden degustar sin prisa de uno de los platos más tradicionales de la capital donde no falta ni su sopa de fideos, sus garbanzos, su piparra al vinagre, repollo, patata cocida, la pringada del tocino de veta, el chorizo de León o la morcilla asturiana, la gallina, morcillos de ternera y manitas de cerdo.

       Barra y Mantel (c/Jorge Juan, 50) también es otro de los lugares donde encontrar propuestas para estos días en los que baja la temperatura de varios platos de cuchara para entrar en calor como sus verdinas con perdiz, garbanzos con rape y espinacas y sopa de cebolla.

       Por su parte, en Hevia (c/Serrano, 118), que celebran este año su 55 aniversario en la capital, confirma que el paso de los años le sientan bien y que ha conseguido ir evolucionando, pero sin perder su apuesta por la materia prima. Uno de los platos que mejor le representan son sus callos a la madrileña, con chorizo y morcilla y su punto picante, que han sabido capear este tiempo para seguir siendo uno de sus clásicos de la carta, destacando por su sabor y su calidad.

       Mientras, el chef Gonzalo Armas en Carbón Negro (c/Juan Bravo, 37) renueva su carta para el invierno con el regreso a los sabores reconocibles del recetario más tradicional, para lo que apuesta por clásicos de cuchara de la cocina española como la sopa castellana con huevo escalfado o las fabes frescas con matanza.

       En La Bobia (San Millán, 3) también sus fogones no paran para paliar el frío invernal con sus platos. En este local, que en el pasado fue una de las 'sedes' de La Movida madrileña, se cocina a fuego lento su fabada asturiana con compango de Tineo, que estará bien acompañada por una sidra de la tierra.

       Otro de los restaurantes donde el cocido se consolida en la capital como el plato de cuchara ideal para hacer frente a este temporal es en Taberna Pedraza (c/Recoletos, 4). Aquí dedican tiempo y corazón y buscan el mejor producto para no defraudar al comensal con su cocido, que se disfruta todos los mediodías con sus tres vuelcos: con sopa de cocido desgrasada con pelota, piparras y cebolleta; garbanzos pedrosillanos con patata, zanahoria y repollo rehogado; y las carnes, entre las que destacan el morcillo de vaca vieja, el pollo de corral, el tocino y la panceta ibéricos puros y de bellota, el morcillo y el chorizo de Beasain o el jamón ibérico de bellota.

       Para los más exóticos, nada mejor que disfrutar de un ramen, el 'cocido' a la japonesa, en Ninja Ramen (c/Barceló, 1). En el local, que te traslada nada más entrar a cualquier ciudad nipona nos proponen su Wagyu Ramen, que solo se ofrece con raciones limitadas los fines de semana. Un plato elaborado con hueso de ternera y rabo de toro que se cocina a fuego lento durante 8 horas y que tiene como base fideos de trigo y, sobre ella, se añaden 'menma' (brotes de bambú), ajo y cebolla fritos, espinaca y lonchas de carne wagyu (cocinada a baja temperatura).

       Otra opción internacional para entrar en calor es la tradicional 'feijoada' brasileña que como cada año se disfruta en Rubaiyat (Juan Ramón Jiménez, 37). El plato nacional brasileño, proveniente de los esclavos de la época colonial, se convierte en un clásico, donde los frijoles o judías pintas con arroz se convierten en protagonista de un buffet, donde además disfrutar de una amplia variedad de carnes de cerdo, chorizos, salchichas, solomillo, lomo adobado, chuletas, manitas, lengua, rabo y 'farofa', receta a base de mandioca, huevos, carne seca y perejil.

    Contador

    Lo más leído