19 de febrero de 2019
  • Lunes, 18 de Febrero
  • 3 de marzo de 2014

    El restaurante de Dani García en Nueva York cierra sus puertas

    El restaurante de Dani García en Nueva York cierra sus puertas
    DANI GARCÍA.- FACEBOOK

    MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

       El restaurante de Dani García en Nueva York cierra sus puertas apenas un año después de que abriera en el 345 de Park Avenue South, donde el cocinero malagueño intentó conquistar el paladar de los neoyorquinos, ya que los inversores han decidido que el restaurante no rendía lo suficiente, según informa el restaurante en su página web.

       El Manzanilla Spanish Braserie de la Gran Manzana abrió en febrero del pasado año con cuatro meses de retraso, lo que ya supuso una penalización para los inversores. Después se solicitó una ampliación de capital porque el restaurante era muy grande y estaba en una zona que no funcionaba bien.

       Aclamado por la crítica local, que alabó su cocina y lo consideró una de las grandes aperturas de invierno en Nueva York, el restaurante no ha conseguido superar las expectativas económicas previstas y se despide  con un sentimiento "agridulce", según indican en su página web.

       Además, la relación con el operador, Yann de Rochefort -propietario de los restaurantes Boquería- se ha ido deteriorando por distintas formas de enfocar el negocio.

       El empresario declaraba en New York Times que el restaurante no estaba a la altura de las expectativas y que prefería centrarse en sus otros restaurantes, los establecimientos Boqueria. Así que la noche del 27 de febrero fue la última para las cocinas del Manzanilla NYC.

    COCINA ESPAÑOLA SIN PERDER LA ESENCIA.

       El cocinero aseguraba en su página de Twitter que debería "revisar el modelo de negocio" ya que entiende que la cocina española "debe tener una representación en la cultura americana sin perder la esencia y el sentido culinario español".

       García afirmaba que su restaurante ha recibido una respuesta "inmejorable" de público y clientes habituales. "Sin embargo, es necesario una refundación con operadores que traten de enseñar la cocina española de forma directa, honesta y sin 'americanizar', creemos que tenemos un alto nivel en nuestro país, apreciado internacionalmente y seguro que NY lo tendrá en breve", aseguraba el chef.

       El chef está orgulloso de lo que él y su equipo han realizado en Nueva York dentro de los límites permitidos. "Próximamente tendréis nuevas y buenas noticias de la cocina española en NY, esta vez en 'estado Puro'", concluyó el cocinero marbellí, merecedor de dos estrellas Michelin y tres soles Repsol.