19 de febrero de 2020
4 de enero de 2008

Jesús Calleja afronta un nuevo 'Desafío Extremo' para Cuatro en el Everest

Jesús Calleja afronta un nuevo 'Desafío Extremo' para Cuatro en el Everest
EP

MADRID, (OTR/PRESS)

'Desafío Extremo' (21.35 horas) afronta en Cuatro su segunda entrega la escalada a la cima más alta del mundo: el Everest. Jesús Calleja ascendió el mítico pico -de 8.850 metros- en la primavera del 2005, una temporada complicada por una pésima climatología que hizo que el número de ascensiones fuera uno de los más bajos de los últimos años. Esa temporada sólo dos españoles lograron alcanzarla.

Este nuevo episodio de 'Desafío Extremo' relata "con humor y emoción" la ascensión a la montaña de un alpinista con pocos recursos, "pero con una motivación extraordinaria y una suerte inmensa", explicó la cadena en un comunicado recogido por Otr/press. Jesús Calleja va solo, con un único sherpa, aunque comparte horas de aclimatación, cocina y buenos ratos con otras expediciones españolas. Como todos los demás, se ha instalado en el campo base para aclimatar y portear el equipamiento de los campos de altura. Pero la primera ascensión por la cascada de hielo, que conduce al campo 1, la realiza él solo con su sherpa. Las imágenes grabadas por él mismo reflejan con veracidad y frescura el vértigo y el miedo que ha sentido en este tramo complicado de la montaña.

Pasan las semanas y todos van exasperándose; no hay ventanas de buen tiempo que les permitan equipar los campos 2 y 3. En mitad de esta espera, una fuerte avalancha arrasa el campo 1 y Jesús, que en ese momento se recupera en el campo base, sube para rescatar a los alpinistas que se han visto atrapados por la nieve.

El gobierno de Nepal da un permiso a los alpinistas que dura estrictamente dos meses para aclimatar, preparar la vía y esperar la ventana de buen tiempo que les permita atacar la cumbre. Este año, al mes y tres semanas, no se ha presentado la oportunidad y las predicciones de tiempo no son buenas. El grueso de expedicionarios, entre ellos los españoles, tira la toalla y se da la vuelta. Lo intentarán otro año. Pero Jesús Calleja decide quedarse y se suma a la treintena de insensatos que quiere apurar hasta el último día. Tras tres jornadas de ventisca, se abre de forma inesperada una pequeña oportunidad.