12 de julio de 2020
18 de mayo de 2009

Telecinco estrena 'Sensación de vivir. La nueva generación'

Telecinco estrena 'Sensación de vivir. La nueva generación'
TELECINCO

MADRID, 18 May. (OTR/PRESS) -

A principios de los 90, los mellizos Brenda y Brandon Walsh se mudaron a Beverly Hills procedentes de Minnesota y casi 20 años después, dos jóvenes hermanos, Annie y Dixon Wilson, vivirán la misma experiencia tras llegar desde Kansas y convertirse en 'los nuevos' en su primer día en el instituto West Beverly Hills.

Esta situación se convertirá en el punto de arranque de 'Sensación de vivir: la nueva generación', 'spin off' de 'Sensación de vivir' -exitosa serie juvenil que se alzó en un fenómeno mundial en los años 90- y que Telecinco recupera.

La cadena de Fuencarral reunirá a numerosos nostálgicos con la emisión de esta serie (a las 18.00 horas) en las que jóvenes promesas de la interpretación internacional -Shenae Grimes, TristanWilds, AnnaLynne McCord, Dustin Milligan, Jessica Stroup y MichaelSteger- dan vida al grupo de amigos más 'cool' del lujoso complejo residencial californiano.

Además, estrellas de la época de los 90, como Jennie Garth (Kelly) o Shannen Doherty (Brenda), también estarán presentes en las tramas. Y es que ambas, ahora más serenas y maduras, volverán al instituto en el que estudiaron, como miembros del cuadro docente: Kelly como consejera del centro y Brenda como directora de musicales.

En el primer capítulo de esta serie -creada por Jeff Judah ('What About Brian' y 'Life As We Know It'), Gabe Sachs ('Just ShootMe!' y 'Freaks and Geeks') y Rob Thomas ('Party Down', 'Cupid' y'Veronica Mars')- la familia Wilson se muda a Beverly Hills para cuidar de la abuela paterna, una antigua estrella de televisión.

Nada más llegar, tanto los padres -Harry y Debbie (Rob Estes y Lori Loughlin)- como los hijos -Annie (Shenae Grimes) y Dixon (Tristan Wilds)- se dan cuenta de que la vida en California es muy distinta a la que llevaban en Kansas.

Para los jóvenes, la incomodidad de sentirse 'los nuevos' del colegio se ve incrementada por el hecho de que su padre es el nuevo director. Annie, una chica dulce y extrovertida apasionada por el teatro, y Dixon, un destacado atleta adoptado por los Wilson cuando era niño, encuentran en todo lo que les rodea un fuerte choque cultural con respecto a lo que hasta ahora habían vivido en el Medio Oeste.