9 de abril de 2020
14 de septiembre de 2009

ANDALUCÍA.-Sevilla.- AGRO.- La Junta reconoce la nueva denominación de calidad 'Mantecados de Estepa'

SEVILLA, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los mantecados, polvorones, alfajores y roscos de vino que se elaboran y envasan en Estepa (Sevilla) han sido reconocidos con la Indicación Geográfica Protegida (IGP) 'Mantecados de Estepa', una protección nacional transitoria que supone el reconocimiento a la excelencia y tradición que han adquirido estos productos a lo largo de más de 100 años.

La Consejería de Agricultura y Pesca ha publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) el pliego de condiciones que establece los parámetros necesarios para garantizar la calidad diferencial de estos productos y su vinculación con la zona geográfica amparada.

El documento, según un comunicado, define las características que han de tener las materias primas utilizadas en la elaboración de estos dulces, que tienen como ingredientes comunes la harina de trigo, la manteca de cerdo y el azúcar glas, complementados con otros según la variedad del producto de que se trate.

De igual modo, los 'Mantecados de Estepa' se ajustan a especificaciones relativas al proceso de producción, desde la recepción, análisis y almacenamiento de las materias primas hasta el horneado, envasado y almacenamiento del producto.

Todas las fases de fabricación están sometidas a un estricto control e inspección por parte del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida, entidad de certificación que verifica el cumplimiento del pliego de condiciones de la denominación de calidad.

Así, todas las empresas que quieran pertenecer a la nueva IGP 'Mantecados de Estepa', además de estar ubicadas en la zona geográfica protegida, han de estar inscritas en el registro del Consejo Regulador, que concede la certificación que permite lucir la etiqueta identificativa de la Indicación Geográfica Protegida 'Mantecados de Estepa'.

La IGP 'Mantecados de Estepa' eleva el número de denominaciones de calidad que distinguen, amparan y regulan la excelencia de los alimentos andaluces. Así, Andalucía cuenta ya con 28 Denominaciones de Origen y nueve Indicaciones Geográficas Protegidas no vínicas, que en su conjunto constituyen uno de los más destacados exponentes de calidad y certificación agroalimentarias del territorio nacional.