26 de marzo de 2019
  • Lunes, 25 de Marzo
  • 16 de abril de 2008

    Almería.-Asempal ve "inaceptable" el trasvase del Ebro a Cataluña cuando la provincia sufre déficit desde hace diez años

    ALMERÍA, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Asociación de Empresarios de la Provincia de Almería, Asempal, calificó hoy de "inaceptable" la medida anunciada por el Gobierno central de trasvasar agua del delta del Ebro a Barcelona para paliar la sequía cuando, a su juicio, la provincia tiene déficit hídrico desde hace diez años.

    En un comunicado, el presidente del colectivo, Miguel Uribe, valoró que la iniciativa es "una tomadura de pelo" para todos los almerienses y manifestó su decisión de "romper el silencio" mantenido desde que se derogó el Plan Hidrológico Nacional (PHN) para manifestar su "indignación".

    En este sentido, precisó que los empresarios habían optado por "no polemizar" en el "eterno debate" del agua, por respeto a la legalidad y para evitar "usos políticos", pero sostuvo que no se puede permitir que el Gobierno tome ahora esta solución para Cataluña y no para otras partes de España.

    Uribe indicó asimismo que la actuación es un trasvase del Ebro "encubierto" ya que la tubería será permanente y "por mucho que el Gobierno" defienda que se trata de "un banco público de agua" y que se va a comprar el agua a los regantes de la zona.

    El representante de los empresarios aclaró que el colectivo no está en contra de que se satisfagan las necesidades hídricas de ninguna región y recalcó el "apoyo" de Almería a Cataluña, pero incidió en que se atiendan "por igual" las demandas de todas las comunidades o provincias deficitarias "sin obedecer a otro criterio que el interés público y no a motivaciones partidistas".

    Por último afirmó que el déficit hídrico de Almería podría estar cubierto si se cumpliera con el caudal nominal de los trasvases aprobados y las desaladoras estuvieran a pleno rendimiento aunque, por el contrario, los regantes de la cuenca del Almanzora y del Bajo Andarax están sufriendo la falta de agua y se registra un descenso del nivel freático en el Poniente.