21 de marzo de 2019
19 de abril de 2008

Almería.- Tribunales.- TS confirma la pena de 36 años para una banda que obligó a prostituirse a una mujer rumana

ALMERÍA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena de seis años de prisión para cada uno de los seis procesados por retener contra su voluntad a una mujer de nacionalidad rumana, a la que obligaron a ejercer la prostitución en un club de alterne de Vera (Almería) 'La Morena' entre agosto y octubre de 2003.

La sentencia del Alto Tribunal, a la que tuvo acceso Europa Press, desestima el recurso de casación interpuesto por la defensa de los procesados, cuatro hombres --R.S de 47 años, I.S. de 33, F.T. de 19, todos de nacionalidad rumana, y G.T. de 21 y ciudadano ruso-- y dos mujeres --D.P. de 35 años, T.B. de 23, compatriotas de la víctima--, a lo que la Audiencia Provincial impuso una pena de cuatro años por detención ilegal y dos por inducción a la prostitución.

El fallo de la Sección Tercera obligó, asimismo, al pago de una indemnización de 30.000 euros a la mujer y una segunda víctima, que no llegó a trabajar en el club de alterne gracias a la intervención de la Guardia Civil de Vera, que procedía a la entrada y registro del domicilio de la urbanización Fuentemar donde permanecían retenidas el 16 de octubre de 2003.

El TS considera probado que I.S. y D.P abordaron a la ciudadana rumana en un autobús de línea, y tras apoderarse de su bolso y el pasaporte, la obligaron a ir con ellos hasta el municipio levantino, donde, según le dijeron, le conseguirían trabajo.

Ese mismo día, y ya en la vivienda que compartían con el resto de condenados, la conminaron a ejercer la prostitución y la obligaron a entregarles todas las ganancias para ganar su libertad si no pagaba 5.000 euros. Tras negarse esta, la amenazaron con venderla a tercera personas y causar daño físico a sus familiares y un hijo menor de edad, además de maltratarla.

Ante las "contundentes y graves vejaciones sufridas", según reza el fallo ratificado por el TS, la víctima comenzó su actividad en 'La Morena' al día siguiente, durante tarde y noche, y con "prácticas sexuales completas" a los clientes del club, al que conducían en coche diaramente dos de los condenados junto a las dos procesadas, también prostitutas.

Los beneficios económicos obtenidos redundaban íntegramente en la banda, que, perfectamente organizada según el juez y con una línea de actuación de "todos a una", obligaba a la mujer en sus "horas libres" a permanecer confinada en la vivienda hasta que ésta pudo burlar la vigilancia de sus captures y, el 13 de octubre de 2003, escapaba de 'La Morena' y conseguía pedir ayuda a los que transitaban por la carretera comarcal que discurre junto al club, clausurado por orden judicial desde junio de 2006.