16 de septiembre de 2019
  • Domingo, 15 de Septiembre
  • 3 de mayo de 2014

    España intenta recuperar una niña llevada por su tía a México

    ALMERÍA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

       El Gobierno central ha intensificado en los últimos días los contactos que mantiene con la Embajada de México en España para tratar de devolver a su padre una niña de siete años que fue llevada por su tía materna al país americano poco antes de que la madre de la pequeña, que se encontraba ingresada en una clínica de Barcelona, falleciera.

       Según ha explicado a Europa Press el portavoz adjunto en el Congreso Rafael Hernando se han mantenido reuniones con la embajadora de México, Roberta Lajous, para abordar este asunto tras las dos últimas sentencias, una de la Suprema Corte Nacional de México, que reconocen que la patria potestad de la menor pertenece a su padre.

       En este sentido, Hernando ha detallado que las autoridades se encuentran a la espera de ver cómo se practica la ejecución de la sentencia, ya que los familiares maternos de la niña han dejado de acudir al régimen de visitas que la menor mantenía con su padre, natural de Almería, cada martes y jueves; por lo que la pequeña se encuentra en paradero desconocido por sus allegados.

       Asimismo, la Audiencia Provincial de Barcelona dictó a finales del pasado mes una sentencia en la que también reconocía la patria potestad al padre y condenaba a su excuñada por un delito de sustracción de menores a tres años de prisión, así como siete años de inhabilitación para la custodia de menores y al pago de multas.

       Alfredo Márquez, natural de Almería y padre de la pequeña, lucha desde 2009 por conseguir la custodia efectiva de su hija de siete años, después de que su excuñada se quedara con la menor cuando a su mujer le detectaron una leucemia linfoplástica, por lo que se desplazaron hasta España para que fuera atendida en el Hospital Clinic de Barcelona.

       Una vez instalados ahí, la excuñada de Márquez viajó a Barcelona cuatro meses después con la pequeña para realizar una donación de médula para su hermana, si bien antes de que ésta falleciera, volvió a México con la menor sin el consentimiento paterno.