20 de enero de 2020
  • Domingo, 19 de Enero
  • 6 de abril de 2010

    El juicio a los presuntos asesinos de una mujer en Pulpí en 2006 se celebra a finales de mayo

    El cuñado y el primo de la víctima se enfrentan a una petición fiscal de 32 años de cárcel

    ALMERÍA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La vista con tribunal de jurado en la que Alfonso O.E. y José Antonio P.F. enfrentan una petición fiscal total de 32 años de prisión por degollar presuntamente en 2006 a su cuñada y prima, respectivamente, en su domicilio de Pulpí (Almería), se celebrará entre los días 24 y 28 de mayo en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.

    El juicio, presidido por el magistrado Jesús Martínez Abad, se prolongará durante cinco sesiones con la declaración en sala de cinco testigos citados por el Ministerio Público en un proceso en el que imputa a los procesados de un delito de asesinato tipificado en el artículo 139.1 del Código Penal y por lo que interesa una pena individual de 16 años de cárcel, según precisaron a Europa Press fuentes judiciales.

    Según el escrito de calificación fiscal, Alfonso O.E., casado con una hermana de la víctima, y José Antonio P.F., degollaron el 27 de septiembre de 2006 a María Dolores P.F., de 35 años, después de propinarle una paliza en la cocina de la vivienda en la que residía, ubicada en la calle Los Manchos de Pulpí y a la que ella les dejó entrar tras tocar a la puerta a las 06,00 horas "debido a su condición de allegados".

    Una vez en el interior, los tres se dirigieron a la citada dependencia de la casa donde, por causas que "no se han podido esclarecer", comenzaron a increparle y gritarle. En un momento de la discusión, tanto cuñado como primo se abalanzaron sobre ella y le propinaron golpes por "todo el cuerpo y, de forma especial en la cara" con la intención de causarle "el mayor mal posible".

    CINCO PINCHAZOS

    Tras la paliza, uno de ellos, que no precisa el Ministerio Público en su escrito, cogió un cuchillo de cocina de 18 centímetros de hoja y le asestó "cinco pinchazos" que le afectaron a varias partes de la zona cervical para, finalmente, causarle una herida incisa en el cuello de más de 16 centímetros de largo y 2,5 de profundidad que derivó en su muerte, de la que también responsabiliza al que la presenció.

    El cuerpo sin vida de María Dolores P.F., a quien los acusados agredieron cuando estaba en una "situación de total indefensión" y aprovechándose "de la superioridad numérica y física", presentaba "numerosas contusiones y hematomas, además de la rotura de los huesos propios de la nariz".

    El fiscal considera, además, que no tuvo "posibilidad alguna de pedir auxilio o escapar" por lo que interesa también que la cantidad a satisfacer en concepto de indemnización solidaria a las hijas --30.000 euros-- devengue intereses legales en dos puntos conforme al artículo 576 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

    En el escrito de calificación no recoge ninguna circunstancia modificativa de la responsabilidad penal aunque, apenas 24 horas después de los hechos, la hermana de María Dolores P.F. y esposa de uno de los acusados aseguró que éste tenía una "grave adicción a la cocaína" y que a ella la sometía a continuos maltratos que nunca se decidió a denunciar.