21 de abril de 2019
  • Sábado, 20 de Abril
  • 6 de enero de 2010

    Tribunales.- Seis meses de cárcel por vejar a su esposa, a la que tendió trampas para desacreditarla en juicio

    El tribunal considera que sometió a su mujer a una situación "permanente de agresividad física y verbal"

    ALMERÍA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia Provincial ha confirmado la condena a seis meses de prisión a un hombre de 29 años que, durante dos años de matrimonio, infligió a su esposa a vejaciones físicas y psíquicas que incluían amenazas con la hija de ambos, de corta edad, y a quien, una vez ella se decidió a denunciar, tendió "trampas" en internet para intentar "menoscabar y despreciar" su dignidad de cara al juicio que contra él se iba a celebrar.

    La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, rechaza el recurso de apelación que interpuso el acusado al considerar que su conducta abunda en la situación de maltrato a la que sometió a la víctima y que ratificaron en sala los médicos forenses especialistas en violencia de género, al tiempo que minimiza el hecho de que ella no interpusiera denuncia durante los años en los que se prolongó la relación y apunta que éste no es "incompatible con la apariencia ante terceros de un normal desenvolvimiento de la vida familiar".

    El tribunal ahonda, en esta línea, que si no fuera suficiente con la pericial que describe "una situación permanente de agresividad tanto física como verbal" y el testimonio "firme, rotundo y estable de la mujer", el acusado, cuando ya se había señalado la celebración de la vista oral, en un chat de internet, el hombre se hizo pasar por una chica para ganarse la confianza de su ex esposa y, con la "clara intención de preconstituir una prueba", trató de "sonsacarle para que dijera una inconveniencia".

    La víctima, sin embargo, tal y como hace constar el tribunal --que reprocha que esas charlas se incorporasen a las pruebas en juicio--, "no sólo no se desdijo de las acusaciones contra su marido sino que relató de forma sustancialmente coincidente las vejaciones y malos tratos y hace especial hincapié en los últimos meses en Marruecos". Demuestra, asimismo, su sinceridad el que "rechazase su sugerencia de respaldar la denuncia con partes de lesiones ficticias o autoinflingidas".

    HOGAR UNIDO

    En el apartado de hechos probados se recoge que el acusado, desde que se caso en 2005, hizo "gala de un carácter posesivo, celoso, autoritario y agresivo para con su esposa", lo que no tardó en convertirse "en disputas y golpes ocasionales, como empujones, o actos atentatorios" contra su "persona y dignidad" como insultos y expresiones como "mala madre, que no sabes cuidar a tus hijos, loca, que no sirves para nada, inútil, analfabeta, zorra, puta".

    Con el paso del tiempo las amenazas de contenido amedrentador como que la iba a matar o a quitar a los niños se hicieron "permanentes" aunque la mujer "nunca llego a formular denuncia, acudir a centro sanitario, o pedir ayuda especializada o familiar, por mantener el hogar unido, por su estado emocional de enamoramiento hacia su compañero, y por la esperanza de que algún día cambiaría".

    La víctima, según detalla, llegó a "plegarse a los deseos del acusado en todas las parcelas de la vida por miedo al acusado hasta unos días previos a la denuncia interpuesta el día 23 de agosto de 2007, "tuvo que abandonar de forma apresurada el domicilio conyugal ante las expresiones atentatorias hacia su propia seguridad personal".

    El hombre, de nacionalidad marroquí, ha sido condenado, asimismo, a una prohibición de aproximarse a su ex esposa, a su domicilio, lugar de trabajo y cualquier otro frecuentado por ella a una distancia inferior a 200 metros durante dos años, periodo en el que tampoco podrá comunicarse con ella por cualquier medio escrito, oral o visual.