21 de junio de 2019
  • Jueves, 20 de Junio
  • 18 de mayo de 2019

    Intervienen nueve toneladas de hachís y siete coches en una operación con 27 detenidos en Cádiz

    Intervienen nueve toneladas de hachís y siete coches en una operación con 27 detenidos en Cádiz
    GUARDIA CIVIL

    CÁDIZ, 18 May. (EUROPA PRESS) -

    La Guardia Civil, en la operación 'Green', desarrollada desde marzo de 2018 hasta ahora y que se enmarca en el dispositivo establecido contra el narcotráfico en el área del Estrecho de Gibraltar y su zona de influencia en Cádiz, ha detenido a los 27 miembros de una organización dedicada a introducir hachís en las costas de Andalucía, se ha incautado de nueve toneladas de hachís y ha recuperado siete vehículos presuntamente robados.

    Según ha detallado la Benemérita en una nota de prensa este sábado, esta operación se remonta a principios de 2018, cuando tuvo conocimiento de la existencia de una organización dedicada a traer hachís desde Marruecos y que alijaba en las playas cercanas a Tarifa (Cádiz).

    En una primera intervención en marzo, se aprehendió un vehículo perteneciente al grupo ahora desarticulado que contenía cuatro fardos de hachís y se detuvo a su conductor. Posteriormente, en otra intervención se les intervino otro vehículo en la playa con 28 fardos.

    A mediados de septiembre, los investigadores detectaron a través del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) de la Comandancia de Algeciras (Cádiz) una embarcación que podría estar intentando alijar en la zona de Punta Camarinal. Finalmente, la embarcación alijó en la playa de Bolonia, donde el dispositivo de la Guardia Civil incautó un todoterreno y 46 fardos de hachís con un peso de más de 1.500 kilos.

    Asimismo, a finales de ese mismo mes, se detuvo a dos miembros de la organización y se incautaron casi 15 kilos de hachís además de intervenirse el vehículo que llevaban.

    Los guardias civiles que investigaban los hechos tuvieron conocimiento a finales de diciembre de un posible alijo de esta organización en una playa cercana a Tarifa. En esta ocasión se incautaron 3.150 kilos de hachís y se detuvo a ocho personas.

    Posteriormente y a principios de marzo de este año, en la playa de Punta Paloma se intervinieron más de 760 kilos de hachís que la organización tenía fondeados.

    En otra actuación, desarrollada ese mismo mes, se les incautaron 20 kilos de hachís ocultos en el doble fondo de un vehículo. Por estos hechos se detuvo a dos personas y se incautaron dos vehículos que habían sido sustraídos por los miembros de la red.

    Ese mismo día en la playa de Los Lances los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una embarcación semirrígida que podría alijar por la zona de Tarifa. Por ello se estableció un dispositivo de vigilancia observando a dos todoterrenos que se encontraban junto al agua en la playa. Una vez que iniciaron la descarga, los investigadores interceptaron a uno de los vehículos deteniendo a su conductor e intervinieron también la embarcación en la playa. En total, se incautaron 66 fardos de hachís con un peso aproximado de 2.250 kilos.

    A finales de marzo, la Guardia Civil comprobó que el grupo delictivo podría introducir hachís en embarcaciones recreativas por el Puerto de Tarifa. Ante la presión policial, los narcotraficantes desistieron de entrar en el Puerto de Tarifa e intentaron alijar en Punta Paloma, donde los agentes detuvieron en total a ocho personas y recuperaron diez sacos con pastillas de hachís con un peso superior a los 330 kilos.

    En la última intervención, tras conocer que los integrantes de la red habían recuperado la carga de una embarcación que había volcado en la zona de Caleta y habían llevado el hachís a la casa de uno de los líderes de la organización, los investigadores solicitaron un mandamiento judicial para acceder a la vivienda localizando en su interior más de 70 kilos de hachís. En esta ocasión, se detuvo a 5 personas.

    La organización desmantelada estaba dirigida por R.M.V., y por V.H.L., ambos de unos 40 años de edad. La Guardia Civil ha subrayado que los cabecillas habían trabajado como lugartenientes de otras organizaciones y ahora, con esta banda propia, no dejaban que otras trabajaran en la zona sin obtener beneficios económicos a cambio.