4 de agosto de 2020
5 de julio de 2010

Ingenieros advierten del "peligro" social de eliminar los visados y del "impresionante" aumento de costes

SEVILLA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación de Andalucía Occidental y Ceuta (Coitaoc), Francisco I. Vicente Guillén, advirtió hoy del "importante peligro" para los ciudadanos y del "impresionante" aumento de costes que se generaría con la puesta en marcha del Real Decreto que supone la trasposición de la Ley Ómnibus, donde se establece con carácter general que el visado de proyectos deja de ser obligatorio y pasa a ser voluntario.

En declaraciones a Europa Press, el máximo responsable del Coitaoc explicó que el desarrollo del sector de las telecomunicaciones se está viendo afectado de forma "poderosa" por la crisis y por el "parón económico" generado, aunque también apuntó a las "negativas influencias" del desarrollo de la Ley Ómnibus para su evolución.

Vicente Guillén explicó que la Ley Ómnibus pretende enfocarse como una normativa relacionada con la prestación de servicios a los ciudadanos desde el modo más eficaz y barato posible. Sin embargo, dejó claro que el abaratamiento de costes propuesto mediante la eliminación del visado profesional supone "más que un ahorro, la eliminación de la protección y la seguridad para los ciudadanos, ya que cualquiera podría llevar a cabo trabajos sin necesidad de ser un profesional del sector".

"Se elimina la seguridad de que el trabajo está bien hecho, lo que deja al ciudadano en la indefensión más absoluta", añadió el decano, que precisó que se quitaría además la fórmula de los actuales seguros, "que ahora están protegidos por los colegios, encargados del visado".

Asimismo, insistió en que el encarecimiento de las obras y actuaciones puede ser "impresionante", teniendo en cuenta que actualmente sólo supone el 0,03 por ciento del coste del proyecto, pero que podría ascender a un cuatro o cinco por ciento más ya que el seguro dejaría de ser colectivo. "Cualquiera podría hacer un proyecto y presentarlo. No va a haber nadie que supervise que el proyecto está bien hecho", sentenció Vicente Guillén.

En este sentido, advirtió de que el concepto que defiende la Ley Ómnibus es "correcto, pero no la forma de desarrollo. Así, recordó que la anterior normativa lleva unos 80 años funcionando "muy bien", ya que los seguros colectivos han indemnizado a las familias "cuando ha existido algún problema".

"A corto plazo puede que exista un ahorro general de millones de euros, pero en los próximos años, cuando empiecen a surgir los problemas derivados de construcciones realizadas por personal no profesional se verán los verdaderos costes", insistió el decano, quien mencionó los peligros de que personas no capacitadas realicen tendidos eléctricos, presas o instalen sistemas de frecuencia que pueden dañar los oídos de los ciudadanos.

Los Colegios de Ingenieros y Arquitectos a nivel nacional han acudido ya a los tribunales para denunciar una normativa que califican como "injusta" y que apuntaría a que sólo diez proyectos tendrían que estar visados, según el decano sevillano. En el marco de las telecomunicaciones, sólo se habría respetado las infraestructura comunes o públicas, como redes de transporte de datos de hospitales o de asistencia, una situación ante la que pidió que el Gobierno "se siente a hablar con los que saben del tema para no cometer errores".