21 de abril de 2019
16 de octubre de 2010

Ex empleados de Frioconfit lamentan la "poca información" y esperan ampliarla con los nuevos empresarios

BAEZA (JAÉN), 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La delegada de personal de la desaparecida Frioconfit, Ana María López, ha declarado que los nuevos empresarios no se han puesto en contacto con ella ni con ninguno de los otros ex trabajadores y ha puesto de manifiesto su firme deseo de comenzar el contacto y las conversaciones con los mismos "para ofrecerle nuestra ayuda y apoyo en lo que podamos".

Tras reiterar su profunda satisfacción por la llegada del nuevo grupo, López ha declarado a Europa Press que considera "poco adecuado" el hecho de que no se hayan reunido con ellos, así como que ni siquiera fuesen invitados a la rueda de prensa celebrada el pasado jueves, en la que la delegada provincial de Empleo, Irene Sabalete, el alcalde de Baeza, Leocadio Marín y el gerente de Conficook S.L.(nombre de la nueva empresa), Ricard Gili Inglés, presentaron a los medios el proyecto y los plazos para cumplirlo que se han programado para la recuperación de este antiguo centro especial de empleo.

López ha señalado que toda la información que posee es la que ha conseguido a través de los medios de comunicación, pese a que ha sido ella la que ha servido de enlace entre los trabajadores y las delegaciones de Gobierno y de Empleo durante los 134 días que estuvieron acampados, así como la que mantuvo el contacto directo con Comisiones Obreras durante todo el proceso de cierre y protestas de la empresa.

"Sería muy conveniente que el nuevo grupo nos diera una explicación y nos asegurara que los compromisos conseguidos por parte de la administración, con la que las relaciones siempre han sido buenas, se van a cumplir", ha apostillado López.

Por último, la delegada de personal ha expresado su deseo de que los empleados de la nueva empresa sean realmente los que anteriormente trabajaban en Frioconfit y, pese a ser conscientes de que la incorporación "será progresiva", esperan que los primeros contratados sean los 15 que estuvieron acampados "y luchando hasta el último momento por la empresa, que somos los que realmente lo merecemos, porque en total había unos 100 y no todos se han implicado". "Esperamos que los nuevos empresarios nos tengan en cuenta para encauzar la incorporación de trabajadores de forma conjunta", afirmó López.

La intención de los nuevos propietarios, según apuntó el nuevo gerente, Ricard Gili Inglés, es empezar la próxima semana con los trámites para contratar la luz y el agua, además de proceder a una revisión de la maquinaria que tenía Frionconfit, a la que se añadirá otra parte nueva. En este sentido, ha señalado que la mayor parte de las máquinas existentes, electrónicas y neumáticas, es italiana y requerirá la presencia de técnicos especialistas, para lo que se contratará a una firma externa.

Mientras tanto, se prevé contratar a algunas personas para abrir y cerrar la fábrica al tiempo que se realizarán pruebas con el objetivo de que Conficook pueda iniciar su producción en enero. "Se irá cogiendo gradualmente a la gente hasta que se ponga en pleno funcionamiento la fábrica. En una primera fase, queremos diez trabajadores pasando a 15 y ojalá podemos meter más porque tenemos otra fase también en proyecto para otro producto", ha indicado el empresario, a lo que el alcalde ha precisado que la plantilla de Frionconfit era de 15 personas.

Igualmente, Gili Inglés agradeció el pasado jueves ante los medios de comunicación el interés de la Junta y el Ayuntamiento al facilitar los trámites a la vez que destacó que la planta va a ser puesta en marcha por un grupo de empresas del sector. "Conocemos el sistema, no somos desconocidos en la materia de masas congeladas y llegamos con mucha ilusión para empezar lo antes posible el proyecto", apostilló.

Por su parte, la delegada de Empleo le dio la bienvenida al nuevo gerente y calificó de "muy positiva" la noticia de que se creen puestos de trabajo, en los que las personas que estaban en Frionconfit "desarrollarán una buena labor", ya que tienen la formación necesaria al venir del sector, al margen de que participen en algún cursos de adaptación.

Los empleados de Frioconfit estuvieron acampados ante el centro de trabajo 134 días desde finales de 2008 y hasta marzo del año siguiente, con el objetivo de pedir una solución a su situación laboral después de que la dirección de la firma, perteneciente al Grupo Orio, "cerrase la planta sin dar explicaciones".