26 de marzo de 2019
  • Lunes, 25 de Marzo
  • 17 de mayo de 2014

    La FOE gestiona unas 150 solicitudes de asesoramiento y tramita unas 50 devoluciones del 'céntimo sanitario'

    La FOE gestiona unas 150 solicitudes de asesoramiento y tramita unas 50 devoluciones del 'céntimo sanitario'
    EUROPA PRESS

    HUELVA, 17 May. (EUROPA PRESS) -

    El departamento jurídico de la Federación Onubense de Empresarios (FOE) ha gestionado más de 150 solicitudes de asesoramiento y ha tramitado, por el momento, unas 50 devoluciones del 'céntimo sanitario' a empresas de Huelva.

    Todo esto se ha producido desde el mes de marzo, es decir, después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en sentencia del 27 de febrero de 2014, declarara que el Impuesto sobre Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH), más conocido como 'céntimo sanitario', era contrario a la Directiva 92/12/CEE sobre los Impuestos Especiales que afecta, en particular, a los hidrocarburos como las gasolinas, el gasóleo, el fuelóleo y el queroseno.

    En declaraciones a Europa Press, María Teresa García, la directora del área jurídica de la FOE, ha explicado que, tras la resolución, se produjo una gran afluencia de consultas sobre todo entre las empresas dedicadas al sector del transporte.

    De este modo, por el momento, los tres asesores dedicados a este proceso han tramitado unas 50 devoluciones, sobre todo, de empresas dedicadas al ámbito del transporte y por el periodo correspondiente al primer trimestre de 2010 al ser el primer plazo que podría prescribir.

    En este sentido, García ha precisado que, después de conocerse la sentencia, desde la FOE se pusieron en marcha para asesorar a los empresarios sobre la posibilidad de que la Agencia Tributaria les devolviera este impuesto abonado durante años.

    Así, ese asesoramiento se ha centrado en distintas líneas, de un lado, se informó que la propia Agencia Tributaria, vía internet, posibilitaba demandar la correspondiente devolución; mientras que la segunda posibilidad que ofertaban los servicios jurídicos de la FOE se basaba en un escrito que les sirviera como modelo a los empresarios que, por su cuenta, quisieran pedir la devolución y, finalmente, ofrecían tramitar todo el proceso desde este departamento.

    Ante esto, ha detallado que los empresarios han tenido que analizar de forma concienzuda toda esta coyuntura puesto que "había que reunir toda la documentación (facturas) de los repostajes", así como tener en cuenta que cada comunidad autónoma también cobraba una parte del 'céntimo sanitario' y por tanto, resultaba "complicado" cuantificar la cantidad a reclamar por el cobro de este tributo.

    En esta misma línea, ha subrayado que los empresarios debían valorar, en el caso de no estar especializados en materia de transporte, cómo había afectado este impuesto y "si era un gasto accesorio o fundamental como en las empresas transportistas al ser su materia prima".

    Por todo ello, García ha incidido en que se trata de un proceso "complejo" para el sector empresarial que, además, debía tener en cuenta que en su día el gasto de combustible, ante Hacienda, era deducible, y por tanto, debían hacerse "los ajustes" correspondientes.

    Con todos estos requisitos y con "toda la información necesaria", ya las empresas son las encargadas de decidir si reclaman o no este tributo, que desde el primer momento consideraban "injusto", ha apostillado.

    García ha relatado que el resultado de esta sentencia y la posibilidad de reclamarlo ha supuesto también "una oportunidad" para la patronal que "ante tanta presión fiscal" veía esta resolución como "una forma de recuperar algo que se veía injusto desde el principio" debido a que "se ha reconocido el derecho a recuperar un impuesto que no tenían que estar cobrando".

    Ha remarcado que desde la FOE estimaban la necesidad de prestar este servicio a sus empresas a fin de solicitarles, si así lo desean, la devolución de ingresos indebidos ante la Agencia Tributaria para los períodos no prescritos, en concreto los años 2010, 2011 y 2012.

    Para leer más