18 de agosto de 2019
  • Sábado, 17 de Agosto
  • 19 de julio de 2008

    Huelva.-Culmina con éxito la reproducción de los flamencos en Marismas del Odiel cuyos pollos evolucionan favorablemente

    HUELVA, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El paraje natural de Marismas del Odiel (Huelva) se ha convertido en el paraje elegido por la especie de flamenco común para nidificar y criar a sus pollos, unos 400 esta temporada que evolucionan favorablemente y que apuntan que la reproducción ha culminado con éxito.

    Según explicaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, durante el día de hoy se llevará a cabo el anillamiento de las crías, sabiendo así con exactitud el número de nacimientos, que se estima en cerca de 400 ejemplares.

    Hasta la fecha, esta especie siempre se había instalado para su reproducción en el cercano Espacio Natural de Doñana y en el humedal malagueño del Paraje Natural Laguna de Fuente de Piedra. Los cambios en las condiciones climatológicas, que ha afectado al volumen de agua de los citados enclaves, unido a la mejora de algunas áreas de Marismas del Odiel, más propicias ahora para su nidificación, han motivado que el paraje onubense albergue un por primera vez este núcleo de población reproductora.

    La zona en la que se ha producido la primera cría es la balsa situada en las salinas industriales, precisamente el mismo enclave en el que los flamencos intentaron sin éxito las anteriores reproducciones y el pasado 30 de abril se observó en este enclave el primer huevo, lo que llevó a tomar las primeras medidas de protección específica, como la colocación de cerramientos eléctricos, señalizaciones y una valla metálica, con el objetivo de impedir el acceso de personas y animales que pudieran perturbar la cría de los pollos.

    La colonia actual de flamencos se sitúa entre 700 y 800 ejemplares, llegándose a contabilizar entre 350 y 400 nidos en este espacio. El singular ecosistema de Marismas del Odiel, que aúna zonas húmedas y salinas, garantiza las necesidades de agua y alimento que requieren los flamencos para su etapa de cría.

    A ello hay que sumar transformación de una parte de las marismas mareales en salinas industriales ha creado nuevas zona para los flamencos con unas inmejorables condiciones, una transformación que ha sido determinante ya que ha propiciado un alto grado de salinidad en estas zonas, lo que garantiza una mayor proliferación de los recursos alimenticios habituales del flamenco, fundamentalmente la artemia.

    Este nacimiento pone de relieve el excelente estado de conservación de los ecosistemas de Marismas del Odiel, paraje que se suma así al programa de anillamiento de la Consejería en coordinación a la Red Mediterránea de Estudio y Seguimiento para la Conservación de los Flamencos, donde ha contando con la estrecha colaboración de la dirección de la Laguna de Fuente de Piedra (Málaga) con el objetivo de sacar adelante con éxito esta reproducción.

    Hasta la fecha no existían noticias de una reproducción con éxito del flamenco en Andalucía fuera de Doñana y Fuente de Piedra. No obstante, se tiene constancia que en años anteriores pequeños grupos han realizado intentos de cría Marismas del Odiel que resultaron infructuosos, coincidiendo con la disminución de cría en Fuente de Piedra en periodos secos. Incluso entre 1989 y 1990 se desarrollaron diversas actuaciones destinadas a lograr la fijación de un núcleo reproductor pero tampoco se obtuvieron resultados positivos.

    En el último censo reproductor de 2007 realizado por la Consejería se constató la esencia en Andalucía de 17.096 parejas de flamenco común. Por provincias, en los humedales de Huelva se censaron 2.000 parejas, en Málaga, 15.076 y el Sevilla 20.

    LA ESPECIE.

    La presencia del flamenco común en Marismas del Odiel es estable, definiéndose como un invernante regular, abundante y migrador regular y, a partir de ahora, también reproductor.

    La especie que visita los humedales andaluces en alguna fase de su ciclo biológico pertenece a la población del Mediterráneo Occidental y África Noroccidental. Su área de distribución va desde las costas de Senegal y Mauritania hasta Marruecos, Argelia, Túnez y el Mediterráneo oriental, alcanzando Grecia y Turquía. España acoge por término medio el 31 por ciento de la población reproductora, siendo hasta la fecha la Laguna de Fuente de Piedra la que albergaba el mayor número de parejas.

    El flamenco común es una especie catalogada de riesgo menor y con un grado de amenaza bajo, según el Libro Rojo de las Aves de España y el Libro Rojo de Vertebrados Amenazados de Andalucía.

    La población de flamenco del Mediterráneo Occidental presenta fluctuaciones numéricas, tanto estacionales como anuales, determinadas en cada periodo por la disponibilidad de hábitats favorables para la especie y de los requerimientos de su ciclo vital.